abolición, independencia y confederación. los escritos de...

of 26 /26
Abolición, independencia y confederación. Los escritos de Ramón Emeterio Betances, “El Antillano” Abolition, Independence and Confederacy. The Writings of Ramón Emeterio Betances, «El Antillano» Adriana María Arpini * Resumen Los nombres de José Martí, Eugenio María de Hostos, Gregorio Luperón y Ramón Emeterio Betances sintetizan las luchas llevadas adelante, du- rante el siglo XIX, para conquistar la independencia y las libertades en la región del Caribe colonizada por España. Reconstruimos algunos de los episodios de esa lucha a través de los escritos de Ramón Emeterio Be- tances, «El Antillano». Tras una breve introducción biográfica y contextual, la exposición se ordena en torno a dos pares de ideas centrales de su pensamiento: las de independencia y confederación antillana, por una parte, y las de defensa de la raza negra y abolición de la esclavitud, por otra. Aunque las presentamos separadamente, ellas resultan inescindibles en el conjunto de su producción. Palabras clave: Independencia; abolición; confederación antillana. Abstract The names of José Martí, Eugenio María Hostos, Gregorio Luperón, and Ramón Emeterio Betances summarize in themselves the XIXth Century struggles for the freedom and the independence of the Caribbean countries colonized by Spain. In this paper we reconstruct some of the episodes of such struggles through the writings of Ramón Emeterio Be- tances, «El Antillano» («The Antillean»). Following a short biographical and contextual introduction, this work is developed around two pairs of cen- tral ideas of his thought: those of Antillean independence and confederation, on the one hand, and those of the defense of the black people and the abolition of slavery on the other. Though presented separately, these ideas are inseparable in the bulk of Betances’s production. Keywords: Independence; Abolition; Antillean Confederacy. * Investigadora y docente de la Universidad Nacional de Cuyo/CONICET. <[email protected]> Cuyo. Anuario de Filosofía Argentina y Americana, v. 2526, año 20082009, p. 167 a 192.

Author: ngotuyen

Post on 21-Jan-2019

217 views

Category:

Documents


0 download

Embed Size (px)

TRANSCRIPT

Abolicin, independencia y confederacin. Los escritosde Ramn Emeterio Betances, El Antillano

Abolition, Independence and Confederacy. The Writings

of Ramn Emeterio Betances, El Antillano

Adriana Mara Arpini*

Resumen

Los nombres de Jos Mart, Eugenio Mara de Hostos, Gregorio Luperny Ramn Emeterio Betances sintetizan las luchas llevadas adelante, du-rante el siglo XIX, para conquistar la independencia y las libertades en laregin del Caribe colonizada por Espaa. Reconstruimos algunos de losepisodios de esa lucha a travs de los escritos de Ramn Emeterio Be-tances, El Antillano. Tras una breve introduccin biogrfica y contextual,la exposicin se ordena en torno a dos pares de ideas centrales de supensamiento: las de independencia y confederacin antillana, por unaparte, y las de defensa de la raza negra y abolicin de la esclavitud, porotra. Aunque las presentamos separadamente, ellas resultan inescindiblesen el conjunto de su produccin.

Palabras clave: Independencia; abolicin; confederacin antillana.

Abstract

The names of Jos Mart, Eugenio Mara Hostos, Gregorio Lupern, andRamn Emeterio Betances summarize in themselves the XIXth Centurystruggles for the freedom and the independence of the Caribbeancountries colonized by Spain. In this paper we reconstruct some of theepisodes of such struggles through the writings of Ramn Emeterio Be-tances, El Antillano (The Antillean). Following a short biographical andcontextual introduction, this work is developed around two pairs of cen-tral ideas of his thought: those of Antillean independence andconfederation, on the one hand, and those of the defense of the blackpeople and the abolition of slavery on the other. Though presentedseparately, these ideas are inseparable in the bulk of Betancessproduction.

Keywords: Independence; Abolition; Antillean Confederacy.

* Investigadora y docente de la Universidad Nacional de Cuyo/CONICET.

Cuyo. Anuario de Filosofa Argentina y Americana, v. 2526, ao 20082009, p. 167 a 192.

168 Adriana Mara Arpini, Abolicin, independencia y confederacin. Los []

El ciclo de las luchas por la independencia en los territorios de lo

que Jos Mart llam nuestra Amrica puede quedar demarcado entre dos

fechas claves: 1791, comienzo de una revuelta de esclavos que culmin en la

independencia de Hait, y 1898, fin de la guerra hispano cubana norte-

americana. Diferentes episodios se anudan en el entramado histrico de esas

luchas. Si bien el trmino episodio designa una accin secundaria respecto

de una accin principal, aquellos a los que nos referimos estn cargados de

profunda significacin, pues como afirm Antonio Gramsci [l]a historia de

las clases subalternas es necesariamente disgregada y episdica. Esta afirma-

cin es tomada por Arturo Roig para hablar de una historia episdica del

pensamiento de nuestra Amrica, en contraposicin a la historia peridica u

oficial1. Por nuestra parte procuramos revisar acontecimientos y discursos

que tuvieron lugar en las islas baadas por las aguas del Mar Caribe, especial-

mente en Puerto Rico, Cuba y Santo Domingo, en la segunda mitad del siglo

XIX, los cuales constituyen una inflexin importante en el proceso emancipa-

torio del Caribe y de nuestra Amrica. Considerados desde la perspectiva de

una historia unitaria y progresiva, tales sucesos quedaran enmarcados en una

secuencia abarcadora, dejando en penumbras su significacin singular. Inclu-

so podran ser calificados como frustraciones en el proceso de independen-

cia, como suele afirmarse de los acontecimientos que en Puerto Rico dieron

lugar al Grito de Lares (23 de setiembre de 1868), cuyo principal promotor

fue Ramn Emeterio Betances (18271898). Sin embargo, a pesar de que el

levantamiento de Lares fue duramente reprimido, si se lo enfoca desde la

perspectiva de la historia episdica, puede ser afirmado como un hecho en el

proceso inconcluso de liberacin de la Isla y una afirmacin de la idea de

Confederacin Antillana y de integracin latinoamericana. As qued plasma-

do en los escritos del propio Betances de quien nos ocupamos en este tra-

bajo y de otros antillanos, como Eugenio Mara de Hostos (18391903), Jos

Mart (18531895), Federico Henrquez y Carvajal (18481952), Gregorio Lupern

(18381897), JosephAntnor Firmin (18501911), por mencionar algunos.

Las expresiones del pensamiento caribeo del perodo que nos ocu-

pa muestran que la reflexin filosfica, antropolgica, social y poltica forma

1 Roig, Arturo Andrs, 2008.

169Cuyo. Anuario de Filosofa Argentina y Americana, v. 2526, ao 20082009, p. 167 a 192.

parte de un programa vasto de transformacin de s mismos y de la sociedad

en sentido emancipatorio, a travs de todas las formas del ejercicio de la

palabra: en la educacin, la prensa, la arenga poltica, la propaganda, la co-

rrespondencia, la poesa, el teatro, la novela, la literatura infantil. Ejemplo de

ello son los escritos juveniles de Betances, Les Deux Indiens (1855), y de Hostos,

La peregrinacin de Bayoan (1863); ambos apelan a la narrativa para expresar

circunstancias de la vida insular.

El cultivo de las diversas formas de escritura no constituy un fin

en s mismo, sino que estuvo fuertemente ligado a objetivos prcticos. Tanto

en los textos narrativos, como en los que tienen un carcter ms sistemtico,

lo ensaystico aflora en cada pgina, pues el esfuerzo de la escritura obedece

a la necesidad de ensayar, no slo sobre el papel, sino sobre la realidad. Es

decir, se ensaya con el propsito de renovar las prcticas sociales, los princi-

pios de la organizacin social y jurdica, y las estructuras polticas de pueblos

largamente sometidos al yugo colonial.

Los escritos betancinos que vamos a considerar pueden ser califi-

cados como ensayos, en sentido amplio, no tanto porque se ajusten a la pre-

ceptiva literaria, sino porque se trata de una forma de produccin del discurso

enraizada en la propia circunstancia, de modo que al ensayar se busca no

slo producir un efecto discursivo, sino tambin introducir un cambio en la

realidad y en el propio sujeto de la enunciacin, es decir, transformarse y

transformar la realidad. La preocupacin es puesta en la bsqueda de la iden-

tidad sociocultural, en los esfuerzos por lograr la constitucin formal de los

Estados nacionales mediante la instauracin de prcticas republicanas, en la

temprana conciencia de los peligros del expansionismo estadounidense, en la

propuesta de un ideal utpico expresado como programa de integracin an-

tillana y continental.

La divisa utilizada por Betances, las Antillas para los antillanos,

sintetiza una forma de nacionalismo que expresa tanto el rechazo de la pre-

sencia colonial y la afirmacin de la antillanidad proyectada hacia un esque-

ma poltico federativo, como el afn de construccin de una identidad comn

respetuosa de las diferencias, los proyectos sociales vinculados a la abolicin

de la esclavitud, a la educacin comn y a la justicia social. Todos estos ideales,

enraizados en una singular interpretacin del pensamiento ilustrado, quedan

170 Adriana Mara Arpini, Abolicin, independencia y confederacin. Los []

2 Cf. DE ARMAS, R., 1985, p. 140173; DUFOUR, A. y ARPINI, A., 2000, p. 8192.

3 SOLER, R., 1980, p. 191.

sintetizados en el trmino Antillanismo, el cual denota una realidad suma-

mente compleja, que compendia los procesos histricossociales y los anlisis

que de ellos se hacen, atravesados por una misma voluntad poltica y social,

que permite comprenderlos como una red orgnica de pensamiento y accin.

Es factible, pues, hablar de Antillanismo como un conjunto orgnico de ideas

polticas, sociales, jurdicas, pedaggicas y filosficas estrechamente vincula-

das al proceso independentista antillano y la necesidad de fortalecer la unin

de las islas ante el peligro del expansionismo de los Estados Unidos2.

Con relacin a lo anterior ha sostenido Ricaurte Soler que el Grito

de Lares (1868), conducido por Betances en Puerto Rico, aunque fue rpida-

mente sofocado, tuvo una importancia fundamental, ya que anuncia las ca-

ractersticas de la gesta que culminar con Mart en la ltima dcada del siglo.

De este modo es posible trazar entre Betances y Mart una lnea sin cortes en

el desarrollo del pensamiento poltico y social, y de su fundamentacin filo-

sfica. No se trata afirma Soler de acudir aqu a la categora de influencia.

Se trata s de descubrir la importancia y definicin social de pensamientos

avanzados, homlogos precisamente por las urgencias del contexto histrico

y analogas de su matriz social3.

Tras una breve introduccin biogrfica y contextual, la presente

exposicin est ordenada en torno a dos pares de ideas centrales en el pen-

samiento betancino: las de independencia y confederacin antillana, por una

parte, y las de defensa de la raza negra y abolicin de la esclavitud, por otra.

Aunque las presentamos separadamente, ellas resultan inescindibles en el con-

junto de la produccin del Antillano.

Entre Cabo Rojo y Pars

Ramn Emeterio Betances naci en Cabo Rojo, Puerto Rico, el 8 de

abril de 1827. Tras el fallecimiento de su madre, cuando no haba cumplido to-

dava los 10 aos, su padre decidi enviarlo a estudiar a Toulouse (Francia). All

171Cuyo. Anuario de Filosofa Argentina y Americana, v. 2526, ao 20082009, p. 167 a 192.

4 SUREZ DAZ, A., 1988, p. 18.

permaneci hasta completar sus estudios de Bachillerato en Letras y en Cien-

cias en 1848. Regres por breve lapso a Puerto Rico, pues en el mismo ao re-

torn a Francia y se instal en Pars, donde sigui estudios de medicina.

Entretanto, Puerto Rico continuaba siendo una colonia espaola en la que se

sucedan gobiernos despticos: el de Juan Prim, quien orden fusilamientos sin

formacin de causa y promulg el Cdigo Negro con seversimas penas contra

los esclavos y personas de color, tales como azotes hasta el nmero de 200,

cercenamiento de mano derecha y fusilamiento; seguido por el gobierno de

Juan de Pezuela, quien se neg a la creacin de un Colegio Central en San Juan,

capital de Puerto Rico, pues, segn deca, la educacin haba perdido las Am-

ricas y Espaa quera sus colonias para su gloria y no para su perdicin4.

En Pars el joven Ramn Emeterio se consagr al estudio de la

medicina con algunas incursiones en el campo de la literatura. En 1855 escri-

bi en francs Les Deux Indiens, relacionado con la conquista de Puerto Rico,

donde puso de manifiesto su inters por la patria. Regres en 1856 y se ins-

tal en Mayagez, donde ejerci la medicina al servicio de toda la poblacin,

sin hacer distinciones de condicin social o raza. Se ocup de atender a los

esclavos negros durante la feroz epidemia de clera morbo que azot a Puerto

Rico, razn por la cual se lo reconoce como el mdico de los pobres.

Manuel MaldonadoDenis ha sealado que la vida de Betances se

mueve entre dos mundos, cronolgicamente simultneos, pero muy diferen-

tes: el mundo antillano y el europeo. Mientras en Europa se expanda la pro-

duccin industrial y se operaban transformaciones polticas y culturales que

favorecan progresivamente el ejercicio de las libertades civiles, en las colo-

nias que Espaa an mantena en Amrica (Puerto Rico y Cuba), se extendan

las plantaciones de azcar basadas en el trabajo esclavo y consecuentemente

se intensificaba el trfico y comercializacin de hombres de raza negra cap-

turados en las costas africanas. Betances junto a su amigo Segundo Ruiz Belvis

fundaron una sociedad secreta que ayudaba a liberar a los esclavos; en unos

casos mediante el pago de una tasa de veinticinco pesos en el momento del

bautismo, en otros casos proveyndoles medios para escapar a otras islas

vecinas o a Nueva York. Posteriormente hicieron pblicas sus convicciones

172 Adriana Mara Arpini, Abolicin, independencia y confederacin. Los []

acerca de la abolicin inmediata de la esclavitud. Estas actitudes de Betances

eran congruentes con su esforzada defensa de los africanos y su irreductible

oposicin a toda forma de racismo. Tal oposicin podra explicarse por su

historia familiar: Somos prietuzcos y a orgullo lo tenemos, le respondi a su

hermana Demetria cuando sta le interrog por los orgenes africanos de la

familia, que efectivamente contaba con antepasados de raza negra. Pero exis-

ta una razn ms profunda para tales convicciones, pues consideraba al ra-

cismo como una falacia cientfica e histrica. Estas actividades le valieron la

primera expulsin de Puerto Rico5.

En esos mismos aos se difundan en Francia las opiniones del Con-

de de Gobineau (18161882), escritor y diplomtico francs, conocido por su

obra Ensayo sobre la desigualdad de las razas humanas (18531855), conside-

rada como la ms importante manifestacin sociolgica de la teora racial. En

efecto, para Gobineau la idea de hombre slo tena sentido biolgico. Sostuvo

que hay razas que son perfectibles y otras que no. En consecuencia, no habra

una verdadera unidad del gnero humano. Su clasificacin de las razas no dife-

ra demasiado de otras frecuentes en su poca, pero estableca una relacin entre

stas y lo que denomina civilizacin, que le permita determinar qu pueblos

haban entrado en la historia y cuales no, segn su capacidad de absorber o

dominar a otros. Para Gobineau esta capacidad haba sido privativa de la raza

blanca, o de grupos humanos que haban recibido, por la mezcla de sangres, la

impronta de los arios. As, la civilizacin era vista como un efecto de la raza y,

correlativamente, la jerarqua de las civilizaciones era paralela a la de las razas.

El axioma era, pues, que la desigualdad de las razas bastaba para explicar todo

el encadenamiento de los destinos de los pueblos (Cf. Gobineau, 1937). La ideo-

loga del racialismo vena a justificar en el siglo XIX la dominacin sobre los

pueblos afrodescendientes del Caribe, de Amrica y de otras regiones del mun-

do, a pesar de haberse proclamado los derechos del hombre y del ciudadano y

de difundirse la consigna revolucionaria libertad, igualdad, fraternidad. En

sus escritos Betances, imbuido de ideas ilustradas referidas especialmente a la

igualdad entre los hombres, lleva adelante una vindicacin de la raza negra, tema

sobre el que volveremos ms adelante.

5 MALDONADODENIS, M., 1978, p. 1352.

173Cuyo. Anuario de Filosofa Argentina y Americana, v. 2526, ao 20082009, p. 167 a 192.

Independencia y Confederacin Antillana

Hasta la dcada de los 60 del siglo XIX las islas de Cuba, Santo

Domingo y Puerto Rico eran vistas como piezas sueltas, tanto por los pases

europeos como por Estados Unidos, los cuales disputaban por el control es-

tratgico del Caribe. Dependientes del gobierno colonial espaol Santo Do-

mingo fue reincorporada en 1861, las islas mantenan, sin embargo, escasos

vnculos administrativos y comerciales, y las migraciones entre ellas no eran

significativas. Hacia mediados de esa dcada diversos factores internos el

fracaso de la Junta de Informacin de Madrid y la intransigencia del gobierno

colonial, y externos el Congreso de Lima como expresin de solidaridad

latinoamericana favorecieron la emergencia de ideas independentistas en

Cuba y Puerto Rico, al mismo tiempo que se hizo evidente la conveniencia de

unirse para enfrentar al poder colonial.

Las ideas de independencia y confederacin antillana orientan las

acciones de Betances durante los aos de su peregrinar por el Caribe y Esta-

dos Unidos, entre 1867 y 1872. En 1867 fund en Santo Domingo el Comit

Revolucionario de Puerto Rico, generando as un movimiento francamente

independentista que culmin en la sublevacin de Lares en 1868. Dicha revo-

lucin deba ser no slo poltica, sino tambin social. Esto se vincula con su

profundo conocimiento de la revolucin haitiana de principios del siglo XIX y

su admiracin por Toussaint LOverture y Alexandre Petion, dos protagonistas

de aquella revolucin. Sus trabajos en favor de la independencia puertorri-

quea estuvieron desde el comienzo vinculados al movimiento de liberacin

en el Caribe; busc interesar a hombres como el dominicano Gregorio Lupern

y el haitiano Nissage Saget, para unirlos a la causa cubana y puertorriquea,

y avanzar hacia una Confederacin de las Antillas libres. Los objetivos inme-

diatos obedecan a la necesidad de obtener la independencia de Cuba y Puer-

to Rico, asegurar la independencia de Repblica Dominicana y de Hait, y poner

freno a los propsitos anexionistas estadounidenses.

El primer documento que plantea abiertamente la doble perspecti-

va de la lucha por la independencia y la unin de las Antillas data de julio de

1867 y fue redactado en New York por miembros del Comit Revolucionario

de Puerto Rico, entre los que se contaba Betances. En su ltimo prrafo

174 Adriana Mara Arpini, Abolicin, independencia y confederacin. Los []

exhortaba: Cubanos y Puertorriqueos!, unid vuestros esfuerzos, trabajad de

concierto, somos hermanos, somos uno en la desgracia; seamos uno tambin

en la Revolucin y en la Independencia de Cuba y Puerto Rico. As podremos

formar maana la Confederacin de las Antillas6.

Un estudioso del tema, Andrs Ramos Mattei, sostiene que:

En ese largo proceso inconcluso, un hecho sobresaliente ocurre

hacia la dcada de 1860. Esa poca agrup a toda una generacin

dispuesta a reivindicar los intereses nacionales de sus respectivos

pases frente a las ambiciones seculares de Europa y los Estado

Unidos. Ms importante an, esa generacin comprendi que era

necesario aunar esfuerzos comunes, proveerse ayuda mutua, y

otorgarle una dimensin regional a sus objetivos. Es decir, enten-

dieron que mediante la accin mancomunada podan adelantar y

garantizar para el futuro los logros a obtenerse. []. Estaba com-

puesta por individuos comprometidos con el establecimiento de go-

biernos democrticos y liberales. Entendan que tanto el colonialis-

mo espaol en Cuba y Puerto Rico, los sueos imperiales de los Es-

tados Unidos, como la larga prosecucin de dictadores en Hait y en

Repblica Dominicana eran obstculos al desarrollo material, el co-

mercio, la educacin, los derechos y el bienestar general de los ciu-

dadanos en una sociedad7.

6 Proclama: Patria, justicia, libertad, Habitantes de Puerto Rico, firmada por el

Comit Revolucionario, fechada (falsamente) en Puerto Rico el 16 de julio de

1867, y publicada en New York el 1 de setiembre de 1867 despus de enmenda-

da por Juan Macas, el Presidente cubano de la Junta Central Republicana. AHN

(Madrid), Ultramar, Gobierno de Puerto Rico, legajo 5.110, pieza n 22, p. 280

286. Citado por ESTRADE, Paul, La Nacin Antillana: sueo y afn de El Antillano

(Betances), en Consuelo NARANJO, Miguel A. PUIGSAMPER y Luis Miguel

GARCA MORA (Editores), La nacin soada: Cuba, Puerto Rico, Filipinas ante el 98,

Madrid, Doce Calles, 1996, p. 29.

7 RAMOS MATTEI, A., 1987, p. 78.

175Cuyo. Anuario de Filosofa Argentina y Americana, v. 2526, ao 20082009, p. 167 a 192.

El proyecto libertario de Betances, que anim el Grito de Lares del

23 de setiembre de 1868, constaba de diez puntos, los cuales eran presenta-

dos como condiciones de un reclamo que, segn parece, no conlleva necesa-

riamente la separacin de Espaa. El texto, firmado en Saint Thomas en

noviembre de 1867, est dirigido a los puertorriqueos y dice:

El gobierno de doa Isabel II lanza sobre nosotros una terrible

acusacin: dice que somos malos espaoles.

El gobierno nos calumnia.

Nosotros no queremos la separacin; nosotros queremos la paz, la

unin con Espaa, mas es justo que pongamos tambin condiciones

en el contrato.

Son muy sencillas; helas aqu:

Abolicin de la esclavitud;

Derecho a votar todos los impuestos;

Libertad de cultos;

Libertad de palabra;

Libertad de imprenta;

Libertad de comercio;

Derecho de reunin;

Derecho de poseer armas;

Inviolabilidad del ciudadano;

Derecho a elegir nuestras autoridades.

Esos son los DIEZ MANDAMIENTOS de los hombres libres. Si Es-

paa se siente capaz de darnos, y nos da estos derechos y estas liber-

tades, podr entonces mandarnos un capitn general, o un goberna-

dor de paja, que ahorcaremos y haremos quemar en los das de

Carnestolendas, en conmemoracin de todos los Judas que hasta hoy

nos han vendido.

As seremos espaoles,

Si no, NO.

Si no, Puertorriqueos, PACIENCIA! Os juro que seris libres8.

8 BETANCES, R. E., 1983, p. 58.

176 Adriana Mara Arpini, Abolicin, independencia y confederacin. Los []

A primera vista el texto presenta cierta ambigedad. Por una parte

se afirma que los puertorriqueos quieren la unin con Espaa; por otra parte

se declaran los mandamientos de los hombres libres. Veamos la estructura

categorial del texto. La primera oposicin se presenta entre los buenos y

los malos espaoles: estos ltimos son los puertorriqueos que buscan la

separacin de Espaa. Sin embargo, la adjetivacin negativa es rechazada por

Betances y considerada como una calumnia, ya que los puertorriqueos no

querran la separacin, sino la unin y la paz en base a un contrato. La idea

ilustrada de contrato constituye el nudo de la argumentacin, pues ella supo-

ne que los contratantes se reconocen mutuamente como iguales. Para el go-

bierno espaol, en cambio, la pretendida unidad se sostena en el vnculo

metrpolicolonia, es decir, en una forma de reconocimiento desigual. Por ello

es necesario explicitar las condiciones del contrato, esto es, los diez manda-

mientos de los hombres libres. El primero de ellos es la abolicin de la escla-

vitud, causa originaria de desigualdad entre los hombres. Tambin el derecho

a votar los impuestos, que implica alcanzar cierta paridad en las decisiones

econmicas, es otra causa de desigualdad social. Las libertades civiles (de culto,

de palabra, de imprenta, de comercio, de reunin, de poseer armas, de invio-

labilidad del ciudadano, de elegir a las autoridades) son otras tantas maneras

de asegurar la igualdad entre los contratantes. Sin todas ellas el contrato es

imposible, pues desconoce la reciprocidad del reconocimiento entre las par-

tes. De ah el tono irnico de la ltima parte del texto, pues si Espaa reco-

noce las condiciones del contrato ya no es necesario que enve sus

gobernadores. Si lo hace, entonces no se trata de un contrato, sino de una

imposicin. En este caso ser necesario tomar otro rumbo, el de la lucha por

la libertad, es decir plantarse las tareas de autoafirmacin y emergencia pol-

tica de los sujetos sometidos por la estructura colonial. De esta manera que-

da superada toda sospecha de ambigedad.

Una Proclama, firmada en Puerto Rico, en nombre del Comit del

Oeste un mes ms tarde, el 22 de diciembre de 1867, que confirma nuestra

interpretacin, dice:

Puertorriqueos! No ms dominio espaol en el bello mundo de

Coln. Alcemos la frente, esta frente de hombres americanos, y nunca

177Cuyo. Anuario de Filosofa Argentina y Americana, v. 2526, ao 20082009, p. 167 a 192.

ms noble y ms altiva que cuando ha sido tostada al sol de los com-

bates; y al santo grito de Independencia, volvemos al campo del honor

a conquistar los laureles que nos ha de ceir la victoria.

Guerra al Ibero! Viva la Independencia! 9

Notemos que tambin en este texto se plantea la dicotoma hom-

bres americanosbero, en cuya tensin se juega una afirmacin de s mis-

mos de los americanos como sujetos histricos.

Otras dificultades se presentaron en relacin con la finalidad de la

independencia. Una minora deseaba independizarse de Espaa, para luego

anexarse a los Estados Unidos; pas que por entonces comenzaba a disputar

a las potencias coloniales europeas el dominio de la regin. La mayora bus-

caba la independencia para crear una repblica. Los anexionistas estaban

movilizados por intereses concretos de lucro, conservacin de las propieda-

des, control de la esclavitud, aboliciones hechas a conveniencia de los

esclavistas, conservacin, adquisicin y acrecentamiento del poder poltico. Es

decir que hubo anexionistas en el seno de las sociedades caribeas, cuyos

clculos de ganancias y prdidas les llev ms a la negacin que a la afirma-

cin de la propia nacionalidad10. Paradjicamente, los Estados Unidos que era

la nacin modelo del liberalismo, credo al que adheran los antillanos que

buscaban la independencia, se les present como un obstculo para implan-

tar el mismo rgimen de gobierno en sus respectivos pases, debido a las

ambiciones de expansin territorial y a las ansias de acrecentar los intereses

nacionales despus de la Guerra de Secesin (18611865).

La revolucin de Lares fue cruentamente reprimida. Las autorida-

des espaolas desataron una persecucin a muerte contra los principales l-

deres del levantamiento. Los hombres eran privados de la libertad a la menor

sospecha de simpata con el movimiento independentista. Betances march

nuevamente al exilio. En una carta que envi a Eugenio Mara de Hostos poco

despus del grito de Lares expresaba: Creo amigo, que el pueblo de Puerto

Rico est preparado para la revolucin, pero la gente de dinero, en general,

9 BETANCES, R. E., 1983, p. 59.

10 RAMOS MATTEI, A., 1987, p. 5.

178 Adriana Mara Arpini, Abolicin, independencia y confederacin. Los []

no la quiere y prefiere mil veces la opresin de Espaa a una guerra en la

cual se hallan expuestos a perder sus negros y sus pailas11.

Sin embargo, para Betances, Lares no fue el fin de la guerra, sino

slo una batalla perdida, como lo demuestran los hechos posteriores y la

correspondencia. Se refugi en St. Thomas, donde tambin haba encontrado

amparo Gregorio Lupern, ya que en Santo Domingo, Buenaventura Bez

ejerca el poder en forma dictatorial desde mayo de 1868 y gestionaba ante el

gobierno norteamericano la anexin de la Repblica Dominicana. Betances

decide apoyar a Lupern para liberar a Santo Domingo del dictador, pues

entenda que [] Santo Domingo [es] el camino por el cual tenemos que

pasar para llegar a Puerto Rico, como lo manifiesta en carta enviada a Lupern

el 22 de noviembre de 186912. La confianza y ayuda que mutuamente se pres-

taron Betances y Lupern tena como objetivo ulterior establecer las bases

reales de una Confederacin de las Antillas. En este sentido apoyaron tam-

bin a Nissage Saget y a otros lderes haitianos.

La idea de la Confederacin Antillana es un recurso poltico para

unir varios pueblos pequeos y dbiles, colocados en el centro de poderos-

simos intereses imperiales y que solamente pueden subsistir mediante su alian-

za. Betances ve en la Repblica Dominicana la nacin generatriz de la

nacionalidad antillana y en Gregorio Lupern su gran lder poltico y militar.

El planteo ser continuado luego por Hostos y tambin por Mart. Todos ellos

comparten la idea de que las Antillas son el fiel de la balanza, es decir que

reconocen la importancia de las islas Cuba, Santo Domingo y Puerto Rico

para el equilibrio del continente. Importancia que radica no slo en su geo-

grafa, sino en su situacin poltica, social y cultural. De ah la voluntad de

autoafirmacin, independentista y antianexionista, la propuesta de organizacin

11 Citada por Andrs A. RAMOS MATTEI, Betances en el ciclo revolucionario Antilla-

no: 18671875, San Juan de Puerto Rico, Instituto de Cultura Puertorriquea, 1987,

nota 34, p. 24. Tomada del libro de Carlos N. CARRERAS, Betances el antillano

proscripto, San Juan de Puerto Rico, Club de la Prensa, 1961, p. 143.

12 BETANCES, R. E., 1983, p. 86, Carta al General Gregorio Lupern. La edicin de

Casa de las Amricas remite a RODRGUEZ OBJO, Manuel, Gregorio Lupern e His-

toria de la restauracin, Santiago, Editorial El Diario, 1939, p. 307308.

179Cuyo. Anuario de Filosofa Argentina y Americana, v. 2526, ao 20082009, p. 167 a 192.

democrtica de los Estados, que hiciera efectiva la unidad en la variedad y la

revitalizacin del ideal bolivariano de unidad latinoamericana.

A instancias del gobierno espaol de Puerto Rico sobre las autori-

dades danesas de St. Thomas, Betances fue conminado a salir de la Isla el 10

de marzo de 1869. Se dirigi primero a Venezuela y luego a Nueva York, a

donde arrib en abril de 1869. All operaba la Junta Revolucionaria de Cuba y

Puerto Rico. Betances albergaba esperanzas de encontrar apoyo para el logro

de la independencia de Puerto Rico y la formacin de la Confederacin de las

Antillas. Para entonces Cuba estaba en armas contra Espaa desde el 10 de

octubre de 1868. Las organizaciones patriticas que operaban en Estados

Unidos se refunden en la Junta Central Republicana de Cuba y Puerto Rico. A

travs de su peridico La Revolucin, Betances public innumerables trabajos

firmados como El Antillano, donde su principal preocupacin fue vincular la

suerte de la revolucin cubana con la de Puerto Rico. Denunci las persecu-

ciones y los abusos cometidos en esta Isla por las autoridades espaolas des-

pus del Grito de Lares. Tambin se ocup de los acontecimientos que se

sucedieron en Santo Domingo a propsito de las negociaciones de Bez para

conseguir la anexin y de Salnave para enajenar el Mole St. Nicolas a los

norteamericanos. Asimismo mantuvo su posicin antianexionista respecto de

las intenciones de algunos miembros de la Junta Central de negociar la anexin

de Cuba a Estados Unidos. El antianexionismo y la confianza en que los cu-

banos deban darse a s mismos la independencia son ideas que Betances gest

siendo estudiante en Francia. De esa poca es la afirmacin que luego se rei-

tera: No plantis la palma en Washington ni el manzano en La Habana, pues

perecern ambos13.

Betances pudo percibir con claridad el giro que tomaron las rela-

ciones entre Cuba, Puerto Rico y los Estados Unidos. Este pas no estaba, al

principio, interesado en anexionarse las islas; continuaba con su apoyo a Es-

paa negndose a reconocer diplomticamente a la repblica cubana en ar-

mas. Finalmente, el camino elegido por el pas del Norte fue el de apoyar la

independencia de Cuba, estableciendo un protectorado de hecho sobre esa

isla e invadiendo Puerto Rico. As puso en evidencia su poltica de expansin

13 BETANCES, R. E., 1975, p. 151.

180 Adriana Mara Arpini, Abolicin, independencia y confederacin. Los []

y su inters por el control estratgico del Caribe. La nica posibilidad de las

Antillas, entiende Betances, es la unin. En 1872, en Hait, en la Gran Logia

Soberana de Puerto Prncipe, pronunci uno de sus ms famosos discursos

que se conoce como Las Antillas para los Antillanos:

Las Antillas atraviesan hoy por un momento que jams han atra-

vesado en la historia; se les plantea ahora la cuestin de ser o no ser.

Rechacemos ese dilema. Es este el instante preciso de obrar en una

defensa unida. Unmonos los unos con los otros para nuestra propia

conservacin; unidos venceremos contra estas tentativas; separados

seremos destruidos. Unidos formaremos un frente resistente, de fuer-

za, capaz de imposibilitar a nuestros enemigos de su accin, y nos sal-

var de esa amenaza. Ser as en vano que un mandatario impo in-

tente traficar con el pas, como en Santo Domingo, sacrificando a sus

conciudadanos; ser intil para Espaa que trate de acabar la insu-

rreccin en Cuba vendiendo la isla a Estados Unidos, y dar comienzo

as a la absorcin de todas las Antillas por la raza angloamericana.

Unmonos! Ammonos! Formemos todos un solo pueblo; un pueblo

de verdaderos masones, y entonces podremos elevar un templo sobre

bases tan slidas, que todas las fuerzas de la raza sajona y de la espa-

ola reunida no podrn sacudirlo; templo que dedicaremos a la Inde-

pendencia, y en cuyo frontispicio grabaremos esta inscripcin impere-

cedera como la Patria, que nos dictan a la vez nuestra ambicin y

nuestro corazn; la ms generosa inteligencia y el ms egosta instinto

de conservacin: Las Antillas para los antillanos14.

La consigna betancina es claramente una respuesta a otra consigna,

Amrica para los americanos, que sintetiza la doctrina presentada por el

presidente de los Estados Unidos, James Monroe, en diciembre de 1823. La

Doctrina Monroe, inicialmente dirigida a frenar las aspiraciones de las poten-

cias europeas en proceso de expansin colonial sobre Amrica, fue pronta-

mente interpretada en el sentido de habilitar a los Estados Unidos a intervenir

14 Citado por CARRERAS, C., 1961, p. 127128.

181Cuyo. Anuario de Filosofa Argentina y Americana, v. 2526, ao 20082009, p. 167 a 192.

en los asuntos internos de pases desquiciados para restablecer el orden y,

sobre todo, garantizar los derechos y el patrimonio de sus propios ciudada-

nos en los pases de la regin. Betances advirti tempranamente que slo

mediante la unin de las Antillas se poda llevar adelante la resistencia en dos

frentes, el del colonialismo espaol y el de los intereses expansionistas norte-

americanos.

Carlos Rama explica que: Las Antillas para los antillanos es una

divisa utilizada por el antillano, en el crculo de los revolucionarios puerto-

rriqueos y cubanos nucleados en la Junta Central Republicana de Cuba y

Puerto Rico, con sede en Nueva York, cuyo presidente fue el cubano Jos

Morales Lemus, su secretario el puertorriqueo J. Francisco Basora y su r-

gano de prensa fue el peridico La Revolucin, dirigido por el periodista Jos

M. Mestre. El movimiento estuvo animado desde 1865 por Benjamn Vicua

Mackenna, enviado del gobierno chileno, a travs de su peridico La Voz de

Amrica, que finalmente qued en manos de los revolucionarios antillanos.

Betances inicia su colaboracin con ese crculo en 1867, con la Proclama Pa-

tria, justicia y libertad. La divisa betancina es comparable con la persistencia

de Jos Mart al afirmar Cuba debe ser libre: de Espaa y de los Estados

Unidos. La frase de Betances no es, pues, una expresin ocasional y as los

prueban los documentos reunidos por Carlos Rama, que corran dispersos y

eran mal conocidos incluso en Puerto Rico.

En efecto, el concepto de Confederacin Antillana responde a la

necesidad de alcanzar la independencia absoluta. Ni Puerto Rico ni las otras

islas mejor dotadas podran separadamente estar a salvo de la amenaza de la

dominacin extranjera. Esta visin estratgica y la conciencia de un pasado

colonial comn, permiten pensar una coyuntura de luchas emancipadoras

coordinadas y un futuro de unidad, en vistas de garantizar la independencia y

soberana de las islas confederadas, de alzar una barrera ante la acometida

norteamericana por el Caribe y el resto de Amrica Latina, de constituir un

lugar de confluencia de las rutas comerciales contribuyendo a la prosperidad

de la nacin confederada, de convertirse para el resto de la Amrica Latina

en un ejemplo de repblica federal, liberal, laica, tolerante, sin caudillos y sin

excluidos por motivos raciales o sociales. En este sentido expresa Betances en

1876 refirindose a Cuba:

182 Adriana Mara Arpini, Abolicin, independencia y confederacin. Los []

El drama que all se desarrolla tiene cierto atractivo y el teatro vale

la pena de ser visitado. Con las otras Antillas, esta isla aparenta estar

destinada, por la independencia, a convertirse en la llave del golfo

mexicano y, por su posicin, a servir de columna a la balanza de las

dos Amricas15.

En 1872 Betances se instal en Pars, donde residi hasta su muerte

en 1898. Regres al Caribe por un corto perodo en 1875 para organizar, des-

de la ciudad de Puerto Plata, una expedicin que promoviera el movimiento

revolucionario en Puerto Rico, que desde la cada de la Primera Repblica

espaola estaba nuevamente gobernada por el dictador Jos Laureano Sanz.

ste haba suspendido los derechos individuales, haba derogado las libertades

de imprenta, de reunin y asociacin, el derecho a la inviolabilidad del domi-

cilio y se dedic a perseguir y vejar a los liberales reformistas. A pesar de

todo y ante los titubeos de los liberales puertorriqueos, Betances se conven-

ci de que era intil insistir. Como le haba manifestado Hostos en una carta

del 8 de junio de 1874: Los puertorriqueos la quieren: (es decir: la indepen-

dencia) los reformistas de todo gnero no la querrn hasta que la vean pre-

valeciendo16.

Hacia el final del siglo XIX, tras la muerte de sus principales

impulsores Mart en 1895, Maceo en 1896, Lupern en 1897, Betances en 1898,

Hostos unos aos despus en 1903 el proyecto de Confederacin Antillana

poda considerarse fracasado. Entre otras razones porque ninguna de las islas

haba logrado la independencia absoluta, porque se acrecentaron las diferen-

cias entre ellas a raz de los dismiles estatutos que les otorgaron sus nuevos

amos, porque la idea de la unin antillana no lleg a hacerse popular, sino

15 BETANCES, R. E., 1975, p. 83. Tambin Eugenio Mara de Hostos y Jos Mart se-

alan la importancia estratgica de las Antillas en el equilibrio del continente. Cf.

HOSTOS, E. M. de, La Confederacin Colombiana, en O. C., 1939, vol. II, p. 253;

MART, J. El alma de la revolucin y el deber de Cuba en Amrica, en O. C., 1975,

vol. III, p. 142.

16 HOSTOS, Eugenio Mara de, Diario, tomo II, San Juan de Puerto Rico, Editorial

Coqu, 1969, p. 101105.

183Cuyo. Anuario de Filosofa Argentina y Americana, v. 2526, ao 20082009, p. 167 a 192.

patrimonio de una minora de intelectuales en su mayor parte exiliados, por-

que nunca se terminaron de superar los prejuicios raciales que la hacan apa-

recer como una confederacin negra de las Antillas. Sin embargo, la idea es

retomada a principios del siglo XX por destacados intelectuales y hombres

pblicos, como Joseph Antnor Firmin (Hait), Jos de Diego (Puerto Rico) y

Federico Henrquez y Carvajal (Repblica Dominicana). Promediando el siglo

XX, en las dcadas de los 60 y 70, cobra nueva significacin impulsada, entre

otros, por Eric Williams (Trinidad), Juan Bosch (Repblica Dominicana), Juan

Mari Bras (Puerto Rico), Maurice Bishop (Granada), Fidel Castro (Cuba).

Retornando al itinerario betancino, hacia sus 60 aos ha empeado

su fortuna en la lucha por la independencia Antillana y vive en Pars del ejer-

cicio de su profesin de mdico. Desalentado por el fracaso de la indepen-

dencia de Puerto Rico, vuelve su mirada hacia Cuba, donde la revolucin sigue

viva. Tambin le preocupan los destinos de Santo Domingo y Hait.

Cuando en 1892 Jos Mart funda el Partido Revolucionario Cuba-

no, Betances fue nombrado Delegado General de la Seccin Puerto Rico de

ese Partido. As se lo solicita el cubano en una carta en la que expresa:

Yo s que no hay para usted mar entre Cuba y Puerto Rico, y sien-

te usted en su pecho los golpes de las armas que hieren a los nues-

tros. S tambin que de la idea cubana encarna usted el pensamiento

generoso y puro Querra usted, seor en tanto que el gobierno

que en estos momentos se establece en Cuba ratifica oficialmente su

nombramiento levantar vuestra bandera honrada con su mano que

no ha dejado nunca de serlo, en una tierra en donde prende todo lo

extraordinario y generoso? Querra usted contribuir con su ayuda valio-

sa a organizar en Pars un grupo vigoroso y activo de auxiliadores de

nuestra seria y creciente revolucin?17.

Desde Francia, Betances lleva adelante importantes acciones a fa-

vor del reconocimiento de Cuba beligerante, recolectando fondos, movilizando

17 BETANCES, R. E., 1975, p. 273. Fragmento de la carta enviada por Jos Mart a

Ramn Emeterio Betances, incluida en la compilacin realizada por Carlos Rama.

184 Adriana Mara Arpini, Abolicin, independencia y confederacin. Los []

la opinin pblica, realizando reuniones en las que se analizaban los progresos

de la revolucin cubana, a la que llam Revolucin del amor:

Revolucin del desprecio deca Lamartine en 1848. Revolucin

de la desesperacin ha dicho en Cuba, en 1895, Enrique Jos Varona,

uno de nuestros grandes pensadores. Pero la desesperacin es una

pasin negativa. Cuando se niega parece que retrocedemos, y noso-

tros queremos ir adelante. A pesar del despotismo impo que ha pesa-

do sobre nosotros durante cuatro siglos, no es la desesperacin lo que

nos empuja. Si fuera posible conciliar dos trminos, que parecen in-

compatibles, yo dira ms bien: Revolucin del amor18.

Poco despus, al recibir la noticia de la muerte de Mart, el puer-

torriqueo le dedica conmovedoras palabras en un texto titulado Sueo

realizado:

En el punto ms alto de una de las montaas de la Sierra Maestra,

en un sitial tallado en la roca, por la naturaleza, estaba sentado un jo-

ven, serio y pensativo, apoyando su frente en la mano. Su mirada viva

y penetrante segua con emocin el drama que se desarrollaba a sus

pies

Qu soldados!, se dijo. Qu pueblos estas revoluciones que

debern formar un bloque harn con estos hombres, desde que

Cuba quiera actuar por ella misma!

Y el poderoso soador baj silenciosamente de aquellas alturas

meditando ya la organizacin que dara a la gran empresa que, des-

pus de un trabajo de diecisiete aos (18781895) se realiza hoy para

glorificar en 1898 a Cuba independiente y libre, y para que Cuba y

Puerto Rico glorifiquen al patriota inspirado el 24 de febrero, al gran

ciudadano, al organizador incomparable, al muerto venerado, vencido

en la lucha, inmortal en su obra: JOS MART19.

18 Ibid., p. 163.

19 BETANCES, R. E., 1875, p. 154155.

185Cuyo. Anuario de Filosofa Argentina y Americana, v. 2526, ao 20082009, p. 167 a 192.

Defensa de la raza negra y abolicin de la esclavitud

Como ya se dijo, la defensa de la raza negra y la abolicin de la

esclavitud son asuntos de los que se ocupa Betances desde sus primeros es-

critos e intervenciones pblicas. A finales de 1870, radicado por un tiempo en

la ciudad de Jacmel (Hait), Betances termin de redactar e imprimi un en-

sayo sobre Alejandro Ption. Un ao antes haba traducido al espaol y al

francs un texto sobre Toussaint LOuverture escrito por el liberal norteame-

ricano Wendell Phillips. ste era considerado como un orador extraordinario,

adversario de la esclavitud de los negros, e incluso precursor del socialismo

en los Estados Unidos. Sin embargo, Betances no comparte del todo la ver-

sin de los hechos que se desprende del texto de Phillips. Entiende que

Toussaint tiene ganado un lugar en la historia como lder de la independencia,

pero considera que el autntico demcrata y Gran Ciudadano de Hait es

Alejandro Ption. Adems, en el texto traducido, el autor hace algunas afir-

maciones con las que el puertorriqueo no poda estar de acuerdo: v. gr.

compara las razas, analizando sus mritos recprocos y sostiene que la raza

negra [] ocupa un puesto inmediato a la sajona, que la sangre del negro

[] tiene derecho [] a un puesto tan cercano al nuestro como cualquier

otra sangre de que haga mencin la historia20. Betances, partidario de la igual-

dad entre los hombres, no poda tolerar estas apreciaciones que traslucen un

reconocimiento negativo, un falso reconocimiento.

Entonces, qu razones lo mueven a traducir y difundir en espaol

y en francs el texto de W. Phillips? Carlos Rama considera que a pesar de las

diferencias con el autor, Betances traduce la biografa de Toussaint LOuverture

motivado, por una parte, por el inters de realizar la defensa y promocin de

Hait en el extranjero en el momento que esa Repblica estaba en conflicto

con los Estados Unidos; por otra parte, para reivindicar a la raza negra colo-

cando como ejemplo al lder de la revolucin Haitiana21. Por nuestra parte,

consideramos pertinente mencionar aspectos en los que Betances coincide con

las apreciaciones de Phillips, tales como la valoracin de la imagen de Toussaint

20 Ibid., p. 1011.

21 RAMA, C., 1975, XIXXXV.

186 Adriana Mara Arpini, Abolicin, independencia y confederacin. Los []

como soldado de la independencia y estadista que establece una constitucin

y pacifica el pas, que nunca falt a su palabra y que no estaba movido por la

sed de riquezas o de venganza racial. Esto ltimo podra considerarse como

una respuesta a la cuestin haitiana, la cual estuvo profundamente ligada al

tema racial entre los intelectuales del siglo XIX, tanto liberales como conser-

vadores. En efecto, la revolucin haitiana cuestion muchos de los supuestos

sobre los que se organizaba el orden colonial, especialmente en lo que hace

a la relacin entre grupos tnicos, que implicaba una concepcin jerrquica

de la sociedad segn la cual a los blancos les corresponda gobernar y dirigir

los negocios y a los negros y no blancos en general slo les caba obedecer.

Dicho orden estaba sustentado en una interpretacin racial de la dicotoma

civilizacinbarbarie. Esta interpretacin constitua un argumento frecuente

entre los conservadores que sostenan la enemistad entre haitianos y domini-

canos y se prolong en los discursos oficiales hasta los tiempos del dictador

Trujillo. Al contrario, Betances se propone restablecer lazos entre ambas par-

tes de la Isla en funcin de concretar los ideales de independencia y federa-

cin antillana.

Pero, por encima de las diferencias acerca de la ponderacin de la

figura de Toussaint LOuverture, dos ideas surgen del texto traducido que se

reiteran en los propios escritos de Betances. Por una parte, que la situacin

de la Isla en el momento que aparece Toussaint no es slo la de una guerra

de razas, sino tambin de naciones interesadas en mantener y extender su

dominio. El autor sealaba que estaban en disputa [] la raza blanca contra

la mulata y la negra; la negra contra ambas; el francs contra el ingls y el

espaol; el espaol contra los dos. Era sta un guerra de razas y de nacio-

nes22. Es decir, que el conflicto no era local, sino que afectaba intereses eco-

nmicos y polticos de las metrpolis coloniales, y provocaba un desequilibrio

en las relaciones de poder mundial.

Por otra parte, Wendell Phillips afirmaba en el texto traducido por

Betances que: Slo una rebelin de esclavos ha triunfado y esa ha sido la de

Santo Domingo. Todas las razas, ms tarde o ms temprano, han estado en-

cadenadas; pero slo ha habido una que, sin ayuda, debilitada y degradada

22 BETANCES, R. E., 1975, p. 18.

187Cuyo. Anuario de Filosofa Argentina y Americana, v. 2526, ao 20082009, p. 167 a 192.

por tan vil esclavitud, rompiese sus propias cadenas, forjase espadas con ellas

y conquistase su libertad sobre el campo de batalla, y sta ha sido la raza

negra de Santo Domingo23. De esta manera se pona en evidencia la capaci-

dad de autoafirmacin y la posibilidad de emergencia de un sector social

doblemente sometido a servidumbre: por la condicin social de esclavitud y

por el estatuto poltico de colonia.

Tanto el hecho singular de autoafirmacin y emergencia del sector

social ms oprimido, como el impacto del mismo en la esfera macropoltica

internacional son dimensiones de un mismo proceso dialctico, complejo y

contradictorio. Betances utiliza este esquema de interpretacin de la dinmi-

ca histrica a tensin entre acontecimientos singulares y procesos globales

en reiteradas ocasiones.

En cuanto al ensayo sobre Alejandro Petion dedicado a los repu-

blicanos de Cuba y Puerto Rico, se inscribe tambin en la campaa de defensa

de Hait frente a los intentos de intervencin norteamericana en la isla de Santo

Domingo. En ese texto informa de los problemas de la raza negra y de la histo-

ria de la independencia haitiana, recomienda la fraternidad de los criollos de

todas las razas frente al peligro de una invasin norteamericana, considera que

los grandes hombres de la revolucin haitiana son precursores de la indepen-

dencia de las Antillas, alude al problema no resuelto hasta ese momento de la

esclavitud en Cuba, seala que Espaa es el nico pas que insiste en mantener

una poltica esclavista, da cuenta de las dificultades que debi enfrentar Ption

para lograr la unidad haitiana y construir una sociedad democrtica. Finalmente

reflexiona sobre el porvenir de las Antillas. Podemos leer:

Historia singular y llena de peripecias, la del pueblo de Hait! Es-

tudio lleno de atractivo el de aquellos hombres ilustres: Petion y

Toussaint, Rigaud y Dessalines []. Hombres nuevos cuyos corazo-

nes animados apenas por aspiraciones vagas no haban tal vez osado

soar sino en los dolores de la servidumbre y en la libertad de la

muerte, se despiertan al rugir del torrente revolucionario. El torrente

pasa por su lado; y todas sus tristezas se convierten en indomable

23 Ibid., p. 37.

188 Adriana Mara Arpini, Abolicin, independencia y confederacin. Los []

valor y en impetuosas esperanzas; y ellos se lanzan en ondas tumul-

tuosas; y la corriente furiosa los sacude y los arrastra, los postra y los

anima, los une y los dispersa, los sumerge a veces y a veces los eleva

hasta dejarlos colocados para siempre en la galera inmortal, sobre el

pedestal eterno de los Libertadores de la Humanidad24.

Notemos que Betances utiliza la expresin hombres nuevos refi-

rindose no slo al hecho de ser hombres de Amrica, por oposicin al bero,

sino en cuanto sujetos que han emergido de una condicin secular que los

negaba como tales. Hombres que despiertan, es decir que se ven a s

mismos y se reconocen en su justo valor. Ahora bien, no es el plcido des-

pertar de un sueo, sino el trabajoso, doloroso, confuso despertar al rugir

del torrente revolucionario, en medio del cual los individuos a veces se en-

cuentran y se reconocen, pero, a veces, tambin se pierden y se desconocen.

No se les puede pedir ms claridad que la voluntad de autoafirmacin, que

los orienta en la tarea cotidiana de conquistar la propia libertad. Mas no es

tarea de un solo hombre, aunque haya alcanzado el pedestal de los

Libertadores de la Humanidad, porque el hroe surge de la confluencia de

voluntades, no del egosmo. Por eso, frente a la guerra de los siglos pasados,

Betances apela a la fraternidad, el concepto revolucionario por excelencia.

[] y en verdad que el nico medio de resistir a la guerra que nos

ha declarado Europa y hasta una parte de Amrica, guerra de los siglos

pasados, guerra de hoy y guerra de siempre, a la cual slo podemos

sobrevivir por la unin ms sincera y la ms estrecha fraternidad25.

En otro textos, haciendo referencia a Vctor Schoelcher, quien sien-

do Senador de la Repblica francesa en 1848 haba afirmado que [] la tie-

rra francesa no puede soportar esclavos, recuerda Betances la cobarda de

la repblica esclavista de Castelar26. Dice:

24 Ibid., p. 48.

25 Ibid., p. 5556.

26 BETANCES, R. E., 1983, p. 221.

189Cuyo. Anuario de Filosofa Argentina y Americana, v. 2526, ao 20082009, p. 167 a 192.

La raza de color [] sabr que hay hombres los ms grandes del

mundo27, que se ocupan de ella; que el gobierno espaol, en lucha

eterna contra nuestra independencia la independencia de todos:

blancos, mulatos y negros, es el nico que se opone a su completa li-

bertad; y que no hay ms que un remedio a los males en que se agi-

tan nuestros pases, desde Mxico hasta Chile: la Desespaolizacin

de la Amrica28.

Desespaolizar significa para Betances no slo la ruptura del lazo

colonial, sino, invirtiendo la dicotoma civilizacinbarbarie, acabar con la

barbarie de la colonia, con todas las formas de discriminacin y las jerarquas

impuestas por el bero, monrquico o republicano. Esto es, la descoloniza-

cin poltica y cultural de las islas. Los personajes de que se ocupa Betances

son en reiteradas ocasiones negros o mulatos, y esto es muy importante para

sus lectores cubanos y puertorriqueos, a quienes recomienda la fraternidad

entre los criollos (sean blancos, negros o mulatos) como una manera de no

ser dominados por sus enemigos. Como ha sostenido Carlos Rama, Betances

se anticipa a Franz Fanon, pues hace sociologa del colonialismo, mostrando

cmo las situaciones vividas por cubanos y puertorriqueos en 1870 no deri-

vaban slo del hecho de depender de Espaa, sino de su condicin colonial.

Palabras del final

La muerte lo sorprende el 19 de setiembre de 1898 en Pars. Con su

muerte y la de Mart, en 1895, las Antillas pierden a sus mximas figuras re-

volucionarias. El Antillano y el Apstol constituyen, junto a Lupern y Hostos,

un conjunto de hombres cuya reunin se ha visto pocas veces si acaso en

la historia poltica de las Antillas29.

27 Se refiere a Vctor Hugo (Francia, 18021885) y a Vctor Schoelcher (Francia,

18041893), ambos fervientes antiesclavistas.

28 Ibid., p. 222.

29 MALDONADODENIS, M., 1978, p. 49.

190 Adriana Mara Arpini, Abolicin, independencia y confederacin. Los []

Las circunstancias en las que transcurre la vida de Betances son

las del colonialismo y el imperialismo, del esclavismo y de la explotacin

del hombre por el hombre. Contra todos esos males luch. Sus acciones y

sus escritos estn orientados por un haz de ideas estrechamente relacio-

nadas entre s: independencia de las islas que an permanecan bajo el yugo

colonial Puerto Rico y Cuba, federacin de las Antillas, abolicin de la

esclavitud, igualdad de las razas y fraternidad entre los hombres. Todas

ellas son condiciones para una vida en libertad. En opinin de Carlos Rama

estas ideas hacen de Betances el personaje ms definido del siglo XIX an-

tillano y el ms actual30.

En un estudio reciente Jos Manuel Garca Leduc sostiene que Be-

tances fue un heterodoxo integral y, justamente por eso, el ms influyente en

la historia de Puerto Rico. Su condicin de heterodoxo estuvo asociada a

sus ideas libertarias, democrticas y revolucionarias para poner fin a la do-

minacin espaola en las Antillas. Con su pensamiento y sus acciones desa-

fiaba a la ortodoxia oficial, es decir, a la mentalidad dogmtica colonial. La

heterodoxia de Betances se pone de manifiesto en su condicin de mdico

partidario de la renovacin cientfica, en su definicin como libre pensador

en materia religiosa y en su afiliacin a sectores de la masonera

decimonnica que defendan las ideas republicanas. Pero su mayor hetero-

doxia fue ser creyente de todas las libertades, tanto las de los individuos

como las de los pueblos, en una poca en que prevaleca la ortodoxia del

orden colonial. Por ello sufri el castigo que se reserva para quienes desa-

fan sus fundamentos del orden, el ostracismo31. Sin embargo, la lectura y

actualizacin de sus escritos no es slo un ejercicio de memoria, vale tam-

bin como sustento de proyectos abiertos al futuro.

30 RAMA, C., 1975, VIIIIX.

31 GARCA LEDUC, J. M., 2007.

191Cuyo. Anuario de Filosofa Argentina y Americana, v. 2526, ao 20082009, p. 167 a 192.

Bibliografa

BETANCES, Ramn Emeterio, Las Antillas para los antillanos, Prlogo, se-

leccin, traduccin y notas de Carlos M. Rama, San Juan de Puerto Rico,

Instituto de Cultura Puertorriquea, 1975.

, Ramn Emeterio Betances. Seleccin y prlogo Haroldo Dilla Alfonso y

Emilio Godnez Sosa, Coleccin Pensamiento de Nuestra Amrica, La Ha-

bana, Casa de las Amricas, 1983.

CARRERAS, C., Betances, el antillano proscrito. San Juan de Puerto Rico, Club

de la Prensa, 1961.

DE ARMAS, R. La idea de unin antillana en algunos revolucionarios cuba-

nos del siglo XIX, en Anales del Caribe, n 45, Centro de Estudios del

Caribe, La Habana, Casa de las Amricas, 1985, p. 140173.

DUFOUR, Ana Luisa y Adriana ARPINI, El antillanismo como teora y como

compromiso, en Adriana ARPINI (Editora), Razn prctica y discurso so-

cial latinoamericano. El Pensamiento fuerte de Alberdi, Betances, Hostos,

Mart y Ugarte, Buenos Aires, Biblos, 2000, p. 8192.

GARCA LEDUC, Jos Manuel, Betances heterodoxo. Contextos y pensamientos.

San Juan de Puerto Rico, Ediciones Puerto, 2007.

GOBINEAU, J. A. de. Ensayo sobre la desigualdad de las razas humanas, tra-

duccin de Francisco Susanna, Barcelona, Apolo, 1937.

GONZLEZ, Raimundo, Michiel BAUD, Pedro L. SAN MIGUEL y Roberto

CASS (editores), Poltica, identidad y pensamiento social en la Repblica

Dominicana. Siglos XIX y XX, Madrid, Doce Calles Academia de Ciencias

Dominicana, 1999.

MALDONADODENIS, Manuel, Significacin histrica de Betances: revolucio-

nario antillano, en Betances, revolucionario antillano y otros ensayos, Ro

Piedras, Editorial Antillana, 1978, p. 1352.

NARANJO, Consuelo, Miguel A. PUIGSAMPER y Luis Miguel GARCA MORA

(editores), La nacin soada: Cuba, Puerto Rico, Filipinas ante el 98. Ma-

drid, Doce Calles, 1996.

RAMA, Carlos, Prlogo a Betances, Ramn Emeterio, Las Antillas para los

antillanos, Prlogo, seleccin, traduccin y notas de Carlos M. Rama, San

192 Adriana Mara Arpini, Abolicin, independencia y confederacin. Los []

Juan de Puerto Rico, Instituto de Cultura Puertorriquea, 1975.

RAMOS MATTEI, Andrs, Betances en el ciclo revolucionario antillano: 1867

1875, San Juan de Puerto Rico, Instituto de Cultura Puertorriquea, 1987.

ROIG, A. A. El pensamiento latinoamericano y su aventura, edicin corregida

y aumentada, Buenos Aires, El Andariego, 2008, p. 138.

SOLER, R. Idea y cuestin nacional latinoamericana, Mxico, Siglo XXI, 1980.

SUREZ DAZ, Ada, El Doctor Ramn Emeterio Betances: su vida y su obra.

San Juan de Puerto Rico, Ateneo Puertorriqueo, 1968.

SUREZ DAZ, Ada, El Antillano. Biografa del Dr. Ramn Emeterio Betances,

18271898, San Juan de Puerto Rico, Centro de Estudios Avanzados del Ca-

ribe, 1988.