febvre, lucien-combates por historia

of 42/42
8/3/2019 Febvre, Lucien-Combates Por Historia http://slidepdf.com/reader/full/febvre-lucien-combates-por-historia 1/42 j .' hdUt'UtO Y~?OF 9Je/ ~o/l3dOnzd;;. fia~n CZ/: JJ'o/?.!Ca/&.::r; Departamento De Historia Catedra JZ;ZhPodk:citm s( $a 7!ijtCJ/W $f 9tjajzd'aad sYt?fCiit'cvCd Ayudantes Fabian Di Stefano Fernando Mastandrea WalterMazzarella Bibliografia obligatoria de. catedra

Post on 06-Apr-2018

263 views

Category:

Documents

0 download

Embed Size (px)

TRANSCRIPT

  • 8/3/2019 Febvre, Lucien-Combates Por Historia

    1/42

    j.' hdUt'UtO Y~?OF 9Je/ ~o/l3dOnzd;;.fia~n C Z / : J J ' o / ? . ! C a / & . : : r ;

    Departamento De HistoriaCatedra

    JZ;ZhPodk:citm s( $a 7!ijtCJ/W $f 9tjajzd'aad sYt?fCiit'cvCdAyudantes

    Fabian Di StefanoFernando MastandreaWalter Mazzarella

    Bibliografia obligatoria de.catedra

  • 8/3/2019 Febvre, Lucien-Combates Por Historia

    2/42

    Impreso en Espana

    Si a la hora de reunir estos artieulos elegidos entretantos otros hubiera pensado en erigirme algun monu-mento habrfa titulado el compendio de otra manera.Puesto que a 10 largo de mi vida he fabricado, y piensoseguir fabricando todavia, unos cuantos muebles s6li-dos, de los que amueblan Ia historia - que habran deservir, al menos provisionalmente, para guarneecr eier-tas paredes desnudas del palacio de Clio -, dcbcriallamar Mis oirutas a estos restos de madera que al pasarel cepillo han qucdado amontonados al pie del banco.Pero si los he recogido, no ha sido en absoluto pararecrearme en esas obras cotidianas, sino para prestaralgunos servicios a mis compafieros, prineipalmente alos mas j6venes. En eonsecuencia, el titulo que heescogido rscordara 10 que siempre hubo de militanteen mi vida. No sera Mis combates, claro que no; nuneahe luehado en favor mio ni tampoeo contra tal 0 eualpersona determinada. Sera Combates por la historia, yaque por ella he luchado toda mi vida.Por lejos que me remonte en mis recuerdos me veocomo historiador por gusto y por deseo, por no dccirde corazon y de vocaei6n. Soy hijo de un padre al quealejaron de Ia historia - sin que nunea se desintcresarade ella - el prestigio de Henri Weil, el he1enista de1 8 . Faeultad de Letras de Besr "90n y mas tarde de laEscuela Normal Superior, y el prestigio, tan grandeentonces, de Thurot, el 16sofo de la gramatiea; sobrino

    PROL060Del titulo original, Combats pour l'histoire'I 'o 0se reproducen en la presente edicion

    quince ensayos (los catorce primeros y el ultimo).Traducciori de

    FRANCISCO J. FERNANDEZ BUEYY ENRIQUE ARGULLOL

    1.a edicion en ColeccionAriel Quincenal: mayo 1970

    1.a cdicion enColcccion Ario!-: novicmbre 1986

    2.a cdiciorr: abril 1992 1953, 1965: Librairie Armand Colin, ParisDercchos exclusivos de cdicion en castellano

    rcscrvados para todo cl mundoy propiedad de la traduccion: 1970 Y 1992: Editorial Ariel, S. A.Corccga, 270 - 08008 BarcelonaDisefio colcccio n: Hans Romberg

    ISBN: 84-344-1068-0Deposito legal: B. 14.396 - 1992

    1992. - Tallercs Graficos DUPLEX, S. A.Ciudad de Asuncion, 26 - 08030 Barcelona

    Ninguna. parte de csta publicaci6n, incluido cl clisefio de fa cubierta, puede scrrcproduc~~a,.almace~a~a 0transn~itid~ e~ rnancra alguna ni por ningun rnedio,ya sea CIe,tIlCO ljUJnllCO mecanlco, optico, de grabaci6n 0 de fotocopia, s in

    perrniso prcvio del editor.

    5

  • 8/3/2019 Febvre, Lucien-Combates Por Historia

    3/42

    de un tio que cnsefio historia toda su vida y que eusefioa amarla desdc la mas tierna infancia, A1husmear en 1abiblioteca paterna, encontraba debajo de los fasciculosde DaremUC7'g et Saglio, que 58 sucedian regularmente,escs dos vvolumenos qllC reprcscntan Call todo real.smolas gr~lJ]c1esHistoiTCS des Crees ct des Remains de 'Vic-tor Duruy, obras maestras de la casa editora Hachu.te,de magnifica Iactura; toda la antigiiedad entonces cono-cid~, tem~Ios: bustos, dioses, vasijas: ilustradas por los'mejores dibuJantes. Devoraba principalmente can unapasion nunca satisfecha los tomos de Ia gran edicionHetzel de la Hisioire de France de Michelet ilustradapor Daniel Vierge, vision aria alucinante, co~ laminastan bien adaptadas a cierto: textos del-gran vidente quetodavla hoy me siento molesto si tengo que releerlos enIa triste edicion que Ia gente ha dado en calificar de"definitiva". Con tales consejos par alimento, la riquezade esas lecturas y los suefios que hacian nacer en midc6mo no iba a ser historiador? '

    Ali! estan mis maestros, mis verdaderos maestros.A los que mas tarde, entre los dieciseis y los veintiunaIIOS, habra que ariadir: Elisee Reclus y la profundahumanidad de su Geografia Universal; Burckhardt y suRenarimiento en Italic, Courajod y sus lecciones en 10 .escuela del Louvre sobre e1 renacimiento borgofion yfrances a partir de 19lO, el Jaures de Ia Historia delsocialismo, tan rica en intuiciones econ6micas y socia-lIes; y, par ultimo, Stendhal, sobre todo e1 Stendhal deI Berna, Napoles V Florencia, de Ia Hisioria del arte en

    I Italia, de las Memories de un turista, de la Correspon-L MOOa: "invitacione a Ia Iiistoria psicoI6gica y senti-mental", que durante afios estuvieron sabre rni mesitade neche. Las descubrf casi po" azar, en aquellos lc-janos, tiempos, malvendidas por Colomb (, impresas porCalmann en papel de envolver, con viejos tipos.,.

    Esa fue "mi alma de F'~pel". Juuto a ella, mi almacampestre y rustica: la Tierra fue para llilla otra maes-

    tru de historia. Los veinte prnncros alios de rni viilntranscurrieron en Nancy; y alli en rnis recorridos pm luespesa arbcleda de los bosques cb Haye, dcscubricndouno tr as OlTO, claramente pcrGl::clos, los horizontcs delas costas v de los llanos de Lorena, reurii u n *lfiadode recnerclos e Impresioncs que no me abandonnrrinnun ca. Pero icon que delicia volvia cada aiio al FrancoCondado, rni verdadera patrin! En primer terrnino eldulce valle del Saona, Ia suave majestad del pueblo deGray dorninando esa pradera que devolvio la Ielicidnda Proudhon, y aun mas: el viejo y bravio Jura, susribazos y sus abetos, sus verdes aguas y sus gargantasdominadas por grandes bancos calcareos, plasmadas pore1 epico pincel de Gustave Courbet. Asi es cl FrancoCondado, que record en todas direcciones desde misprimeros afios en las viejas diligencias de carroza ama-rilla de Messageries Bouvet: recuerdo e1 tufo del cueroviejo, el acre olor de los cabanas sud~dos, cl ~l?gre tin-tinea de los cascabeles y el chasquido de labgo a Inentrada de los pueblos. Tambien el Fr~nc_o Condadotiene, como Lorena, sus altos lugaros solitaries y sagra-dos: In Haute-Pierre de Mouthier, el Poupet de Salinsque envia su saluda al Mont Blanc par encima de lascrestas: mas lejos, la Dole, esa cumbre literaria, y tantasotras rnenos notorias: Iugares saludables dandc el espf-ritu sopla can el viento y que proporcionan la necesidadde descubrir, de respirar innitos harizontes para todnla vida. Los del Franco Condado no somas conformistasen absoluto. Courbet apenas 10 era cuando pintabaUEnterrement it Omans 0 CAtelier. Tampoco Pasteur,cuando las academias conjuradas daban gritos de muer-te contra su verdad. Ni Proudhon, el hijo del toneIcro,cuando allmlo en homenaie :l105 acamodados burgucsesde Besancon : ' l a propiedad e:, un rob?':', Proudhon ~~u~biera '-~:J.do,Sill duda, la mejor definicion de los hijosdel Franco Condado ("Anarquistas ... pero con gohier.:..no") si Michelet no nos hubiera calificado can estas

    6 7

  • 8/3/2019 Febvre, Lucien-Combates Por Historia

    4/42

  • 8/3/2019 Febvre, Lucien-Combates Por Historia

    5/42

  • 8/3/2019 Febvre, Lucien-Combates Por Historia

    6/42

    '" "

    ADVERTENCIA AL LECTOR

    Puesto que se tratabo de prolongar y extender la in-Huencia de algunos articulos eseritos, a 10 largo de me-dia siglo, para propagar y defender ideas que entoncesse ere ian y se siguen juzgando utiles, el auto r no

  • 8/3/2019 Febvre, Lucien-Combates Por Historia

    7/42

    f o E 1892 A 1933EXAMEN DE CONClENCIA

    DEUNA HISTORIA Y DEUN HISTORIADOR

    ES__!l_moIllento de _regresar al pasado, el mementode volver sobre mi mismo, Cuardare en seereto, porpudor, e1 Domine non sum dignus que aflora a los la-bios de un hombre cuando siente par vez primera pesarsobre sus hombros el far do de su debilidad, en esteColegio donde Ie rodean y le acechan tantas presenciasinvisibies. .Tanto mas cuanto que 10 que esperan delelegido sus oyentes y sus colegas no es en absoluto unaI efusion, sino la promesa viril de un esfuerzo, cl don./"M'J,N\(V\,;'_' / Z v \ d~ un,a ener~ia. d .En que empresa? Para definirla como

    I tT~ c t_ j , - t r - I \ : 1 . . . i 6 . . 11lSt~nador, I r e directamente alas feehas. J',_y;, J I) , ' v V 0- 'V ' ~ z ::::-- ~ : a la muerte de Alfred Maury, el College de('V\M~ France suprimi6, para transformarla, In catedra de His-

    toria general y del Metodo historico aplicado que posciadesde hacia mas de un siglo. La catedra de Historia yde Moral, para Hamada con su anti guo nombre, per-mitio a Daunou, el clasico, y a Michelet, el romantico,"impartir una ensefianza innovadora y brillante. _,tJ ] }3!D cuarenta afios mas tarde, el College obtuvo la )creaCIOnde una catedra-de Historia general y de Me-"todo historico aplicado a los tiempos modemos, traduc-ci6n personal y libre de la Formula (Historia de la Civi-lizaci6n moderna) que en 1 0 sucesivo se leera en e1 ta-bl6n de anuncios del College.

    i1I,II.\

    15

  • 8/3/2019 Febvre, Lucien-Combates Por Historia

    8/42

  • 8/3/2019 Febvre, Lucien-Combates Por Historia

    9/42

    1 !I.I'I:\i

    .' '.\ historia humana. Nada una historiC! econ6mica can! _ la pr_etensi6n de ier, principalmente, _Ia historia del__trahaJo hurnal_1o. Y .2.c6rno hacer simplemente can pape--les a pergammos, ignorando las tecnicas esta historiadel trabajo cuyas condiciones determinaba ahara haceun afio Francois Simiand? Nada lIna __geografia hu-_!2;l~a que llamaba la atenci6n de los j6venes, captadosrap~damente par estudios reales y concretos, por es-t\lchos que eran como si hicicran penetrar en el tristec,"aroscuro de las aulas el cielo y las aguas, los pueblos)- los bosques, toda la naturaleza viviente. "La his tori a29 hace con textos": de golpe pareda desVai1ecerse la.I?enet~ante ~l?s~y?-~jnde_1~s paraJes, Ta aguda cor;;:pr~Ils16n de las relaciones_g~_()_grancus - p r 6 - x " i i n a s y - ] e T l -!las, e1,examen de las huellas dejadas sobre la tierrah~llnaDlzada J ? _ O _ ! el encarnizado trabujo de las genera-c,l~nes des:le los tiempos en que los hombres del rieo-Iitico, real~z~da ]a. separacion de ]0 que seria bosque 0se convertiria en tI.erra de labor, establecian para tiem-pos ,fut~lro~ los pnmeros tipos hist6ricos conocidos delas II1ShtucIO~es primordiales de ]a humanidad.

    Claro esta, - t , Q s exploradores de las sociedades anti-&~Ias.,escapaban, felizU)ente,,_anrelos. peligros de1.lnataLfQ_rI?~la.

  • 8/3/2019 Febvre, Lucien-Combates Por Historia

    10/42

    ni, no digamos -ya, si han oido hablar de las teorias con-e tradictorias de Ia economia politica, sino que ni siquierase les pregunta si son capaces de explicar can precisi6n10 que es una moneda en su -utilizaci6n corriente, 10que significa el cambia, 10 que realmente sucede tras lafachada de una balsa de valores a las ventanillas de unbanco de dep6sitos; para colmo de paradojas, ni siquie-ra se les pide la explicacion crltlca de un texto: Ia his-,-toria se hace casi exclusiva en a1 echas.nom res de ugares y de hombres, Basta recordar Iaformula: La historia se hace can textos", Sin duda__'~" _-= _~ __ - _~_-" =C 7__~_' . = -- ~ . ,entonces, se cOln'grendetodo, --

    ~ hay que preguntarse: dse alcanzaban los hechosa traves de los textos? Todo 8 1 mllPdp 10 deda; lahistoria era estabIecer los hechos des ueeIlos. Cosa que era ver a y estaba clara, en Iineasgenerales y, sabre todo, si se consideraba que )a his-toria _.~~~0_E:l.E()~1!~_Un_~c~I!l~nte,a casi; de aconteci __mientos. Si tal rey determinado habia nacido en tallugar, tal afio, y en determinada .reglon habra conse-guido una victoria decisiva sabre sus vecinos, se tra-taba de investigar todos los textos que mencionabanese nacimiento 0 esa batalla decisiva; elegir entre eIloslos unicos dignos de credibilidad y, con los mejores,componer un relato exacto y precise. 2JNo tenian difi-cultades todas esas operaciones:

    [Pero 2,que decir, de Ia depreciaci6n pr.ogresiva, a

    traves de los siglos, de Ia libra de Tours? tY cuandolo.5 sala rjos ha :c. bajado 0 han.subido el co_s!()de Ia vida_a JQ_JargQQ~_!!_Il.~seried_~__Ji_os?Sin duda, son hechosbist6rjcos y, en nuestra opinion, mas importantes q!le13 mnerte de UP soberano 0 la conclusi6n de un tra-tado efimero. Esos hechos dse advierten de una rna-20

    . . c-IL f - . . - l < . O b-\-!_.{_A.\--A\ ~7\ f /rLos.. H.~~ci,--tOs.;. ..' "" c_ _ i A 0 + 2 = . - 1 " L . 4\'- '2_Le ~"'l L< e ':> LA i '--\ '$ - f::Acco ,....) .l._)~ '---C . - I . ~T'I ~ CA /1 .

    nera directa? Esta claro que no: los fabrican trabaja-dares pacientes, relevandose, sucediendose, de formalenta, penosa, apoyandose en ~iles de observacio~e_sjuiciosarnente planteadas y mill ares de datos numen-cos extraidos laboriosamente de multiples documento.sJ(da_to~ gue, en realidad, -lli!nca propo~cion~~ los ~o

  • 8/3/2019 Febvre, Lucien-Combates Por Historia

    11/42

    r = = . . . . . . . . . . , \0DA.. ~ '\ s;~ A .. ~> c..--;-l-~C c . . . i c _ S > - . . J r t-" L q\ I I h . If' "~ . _ . . > c y.?~ra clenbnca ... - Sin embargo, toda bistorii.1 es\ __,clccclOn. I","UvM ,L G es or ue existe el awl' que aqui destruy6 v'-.t\4t_ aHa sa vaguar 6 los vestigios del pasado. Lo es por-/_ I--ti)M~ que existe. el _~Q_m~re: euando los docurnentos abun-, '. ~an, abre~la, slInph,ea~ hace hincapie en esto, relega~"S\tl~~qucllo a segundo te~mm? Y]o es, principalmente, 2 ! : _ _~~ ~cM ~l.:~echo.. c 1 ~ que, cl histon~dor. crca s~~~E2~~_Jj_:~~_oos

    I . - -\.~ 51 S8 qmere: ,.d hismriador no va ronclando al:::; Lj.lzar ~ trav~s del pasado, como un trapcro en busca dea~ A.: despojos, smo que parte con un proyeeto preciso en la

    ~M~. I!l~nte, un. problema a resolver, una hip6tesis de tra-_ . IbvOMA baJo a yenficar Pecir q"(' "eso PO es ]]pa actit d .~~'~VS '6" - -_.---_ u CIen-I' u, ~l ca dDO es paper dli! rx:anj~csto, simplemente, q!.L!!...se sabe muy poco de Ia ClenCIa, de sus condiciones vI ! de su~ metod?s? EI hist61ogo que mira pOl' cl ocular d'e~u rmcros;oplO (I,capta hechos aislados de una rnanerainrned iatai )--,0 esencial d su traba'o consi crearpOl' asi decir 0, los ohjetos de su observaei6n co~ayuda d: tccnicas frccu~n.temente muy compli~adas.Y desp))es, una vez adquiridos esos objetos, en uleer"sus pwbetas y sus prcparados. Tarea singularrnenteardua; porque describir 10 que se ve, todavia pase pewvcr 10 que 5Cdebe describir, cso S1 es dificil. '

    Esta.blecc~ los hechos y despues operar con ellos ...Muy bien, 51, pera cuidad de no establecer de esa~~aDera, una nefas.ta di,:,isioD del trabajo, una peligrosaJe~~rqUla. N9~t!llli.ll6iS__.JLllui~Res, en apariencia mo-~estos y desconfiados y en realidad pasivos y grega-110S, L~~asan hechos para nada y destue~~e!"_g.n canlos brazos cruzados eternamente -.qy!i~~1~1J1LelJillmhre

  • 8/3/2019 Febvre, Lucien-Combates Por Historia

    12/42

    . .

    ~rtiendo de 1933, el hjstoriador habfa~. zado ..por"re:nQntaF~ien~ reconoc-r- to.dos los afluentss, eli-mmor los brazos que se.rlesvtahan (quiero decir nino conduclan dinwtaJ+llute a CAscu:). Ese majes'tu~d~sar~ollo. ~ncantaba al historiador e introduda en unahls~ona Vlvlente; hecha. de catastrofes, tragedias, ampu-tac:o~es y anex;o~es s~n fruto, una especie de rigidezficbcIa y cadavenca, S1 hay que decido todo.

    Aunque no sea mas que mirando con nueva aten-ci6n un atlas hist6tico, pongamos ante nosotro , mismosla prodigiosa representaci6n de todas las figuras sor-prende~tement~ dist~ntas que ha presentado el pals queden~mmamos F.rar:cIa, nornbre con el que se Ie ha 11a-rnauo .Con continuidad desde hace siglos; S 1 consegui-mos hberarnos. de In obsesion de 10 que es", evo-qll~l:l,OSe 5 ? sene de formaciones parac16jicas en nue5traopmion, 51 una de ellas hubiera perdurado podemosestar seguros de que la l1istoria hubiera vuelto a en-contrar, ~emontan~ose, a sus antepasados: Ia alianzad.eFrancia y Espana, y ]a de Francia y Renania 0 Fran-CIa.e Ing1ate~~a, 0 Francia e Italia, Francia y los PalsesBaJo~... ~9111en p~dni decir 10 que una historia pierde~e vital e mteres S1 no se, tienen en cucnta tantas casua-lidade~, escarceos e innovaciones? dQui{m podra decirel pehgro que puede representar, si desde esta cate-dra pudicra utiHzar palabras que no sean cientfficas?. ~upongamos la historia del Hhin." Empezais a es-cnbl;la de. buena fe partiendo de la i1usi6n de que

    seguis e1 luI? de los acontecimientos mientras que, deheeho, habelS empezado por remontarlo, ParHs de 10que represents ~1Rhin para no.sotros - un Rhin cargadode rencores nacionales, un Rhm fronterizo, enclave san-

    2. Lucien FEBVRE, ~e probleme historiquc du Rhin, primcraparte del volumen Le Rhm, publicado en colaboraci6n can AlbertDEMANGEON, por Ia Societe generale alsaciennc dc Banquc Estras-hurgo, Imprimerie Alsacienne, 1930, en 4.. Recogido en i.e RhlnlJroblimlCs d'hisioire et d'economic, Par is A. Colin 1935 en 8 0', '~. .24

    griento de poHticas belicistas -. Y poco a poco Ilegaishasta e1 famoso texto de los Comentarios que vaticina:"El Rhin, linea de separaci6n de 10.Calia y Ia Cer-mania ... " Tras 10 cual, volveis a empezar. Esta clareque inocentemente. Estoy de acuerdo en que libremen-teo Pero a 10 largo del camino apretais con fucrza enla mana los dos extremos de la cadena. A pesar vuestrohabeis proyectado el ardiente presente sobre siglos Irios.Y en elIos volveis a cncontrar el presente tal CC":10 ]0habeis considerado. No durleis que se trata de un me-todo regresivo, Es concebible que ya un Guillermo II10 haya preconizado y que, a ejemplo suyo, 10 dcfren-dan los que considcrandose e1 ombligo del mundo pien-san que todo el pasac10 entero no sirve mas que comopreparacion y justificacion deseada de Jo que ellos sony proyectan. Pero ~d6nde situar la ciencia r, que qucdade la ciencia en todo eso?

    As! andabamos y 1a histqti.a_munf:lh{l.. Desde fucra krl~se fa envidiaba por su potencia. Sin embargo, poco apoco, sc iba vaciando de su sustancia real. La historj~, I--IL4DDO'se deda, no era una disc!I~lina,-E~!_ti~llh!!:._

  • 8/3/2019 Febvre, Lucien-Combates Por Historia

    13/42

    Lb..s:\ b\-k:: ~ ~ Vt'Lt'\.CA. 5>0 ~ ..L . / . > . \-.-tt:-;,. ' ;" ' 1 .: , ;. 1 , . \ . ..t~';"_\'-i.V1'.x;;r--JNv\, f : : > f : . . . l-A-S ,_\L ' \..(f.~ I(

    contrario,. de que no 10 tiene porque no es 10 su-ficientemente cientifica", aquellos eran los que prepn-raban cl futuro porque, desde luego, no domefiaban elpresente.II

    i "I:Iilj:1.1

    y ll~g.o el despertar,_~X_Y1>Q}{._e, ' i .agI.a.da.b1eLE~1Flena cnSIS, iillmedio de las dudas, DQdas.~4e-4fr...g:!Crrn D_udas de los que reanudaban su pacifico ofi-e1O , obscslOnad~s J?o~ 1a idea de que estaban alli parahacer Ia tarea individual de cada cual y no tal comoln hubieran hecho si la tormenta no hubiese arrastradoal mundo con sus torbellinos, y, ante todo, para haec!la tarea. de los que ya no estaban alli, de ag:uellas dosgeneraciones atrozmente diezrnadas, de bs cuales solosobre~ivlan algunos restos como en csos bosq ues de!?csaddla .que .uno atraviesa, directarnente, sin dudas ... 3Jlacer h1st01'1a, ensefiar hjstorj~: remover ..ceni~&.-YHasya ,frfas ~ onas. tociavia tibias, pero siempre c~n izas,residues rncrtes de existencias consumidas ... " Pero 2noh~bia otras tareas mas urgentes, ma s utiles (para de -cll'lo, con la gran palabra), reclamandonos que Ies en-trcgaramos el resto de nuestras Iuerzas?. ~~.! de l~qlle SC_b_llh!ba~del~:Jr.::1casQ~dc_Jf\l~. Vcrdad :s ClL,Ie estas tenian menos peso,_J;lQ.L-(l~le acusar a, 1 a .h1stona de_ll_o_.habCLprevisto ,ni,c-~,IIC:ho?ucIa, rroruzar sobre el desmoronamiento de las,~ ~lue. s.e Iorjaban pOl' e r puro placer de denun-(']:11: su lllutr11da~,. ?bjetar las reservas de una energia. moral, cuyas posibilidades no negaba nadie ante el "es-C piritualismo economico " ya sefialado pOl' 'un Frederic., 3. Lucien FI-:IlVIIE, "L'histoire dans le monde en ruines", Iec-cion de apertura del curso de historia modcrna en Ia Universidadde Estrnsburgo tReoue de Synthase Historique, t. XXX, 1, n." 88I"hrt 'ro 1920, pug. I y siguientes), '26

    l~,l\lh 4 .CO~l1? \1,n disfraz bajo e1 nombre de "materia-]lisrno historico , y responder, con sorna, como till lkl'-nard Shaw, ante los que hablaban del medio y de suscondicionamientos: "EI hombre razonable sc adaptnal medio; el hombre no juicioso intenta adaptar cl me-dio: de ahi que todos los progresos sean obra dr. i ibc-ciles", en todo eso no habia nada de imprevisto ni quepudiera interesar a los historiadores. Porque estessabian perfectamente que hay dos planes siempre di-Iercnciados, el del conocimiento y el de la accion: 01plano del saber y e l de In inspiracion, e1 plano de lascosas que ya han empezaeIo a existir y el de In creu-cion .en Iormacion. dPoclrion ohligar olgllna vez jl los]hombres 1 ~ ., ricas erfectamente estabIeci(bs'~ uien puede afirmar que no sea neeesario un senti-miento de creacion autonoma para operar, en un me-dio deterrninado, contra el peso de las trudicioncs,contra Ia inercia de las instituciones, rnientras que deeara al Futuro cl esfuerzo autonomo de los innovadorcsse inscribira, sin duda, entre las consccuencias del d~-gimen que combaten?

    . . .. _ _ M a s grave era la crisis tle toda In que rodea.pa,gQ-].!.Qdo ]0 que enmarcaba a la_ .histolliL..en.rl.J.cn:~no

  • 8/3/2019 Febvre, Lucien-Combates Por Historia

    14/42

    1

    (~A~kV:r{d/) ;NVvtJ/j

    ~~t ~ A J v u {Ii~,i;:1 ' ' . '

    ~,",

    YO, un objetivo sustraido a las exigencias del Yo y quese valoraba no por Ia cualidad sino par Ia cantidad, ymas especialmente, esta ciencia de los hechos del hom-bre que se iba constituyendo por aplicaci6n al terrenoImmano de los metodos experimentados hasta entoncesen el terreno de una materia ligada al determinismomas riguroso.

    d~s una derrota de las viejas ideas, de Jas viejasdoctrmas anonadadas por las nuevas que irrumpen? Notanto. Nu~ca hubo mar geoI6gico que no dejara un es-trato at~shguando su potencia. dEs una crisis de ideal,necesano retorno a un misticismo prirnitivo 0 evolucio-n~d?? Menos aun.Je trata, ciertamente, d~ un enrique-~nto y de unaJ!.mphaci6n;)a posibilidad, entrevista,de nuevas negociacjones, reraciones inteligibles en elpunto preciso que ahora nos ocupa..ent:re. esos das.ie-[-,'rre?~ ha,ta ahora ,aEarado, por U~,_ abismo. el campoobjetivo ]iJa:nablra e2'dL~rreno subjetivo del es--;R tri~... --- .- ~ es ahora el momenta de investigar c6mo en quemedid~ y en qu~ aspectos especificos esas grand~s trans-fo~aclOnes de Ideas. pueden afectar a la historia - queempIC~ a ~ar los pnrneros pasos por el camino generalde In CIenCIa-. Haria faIta, si no un libra, por 10 me-nos un ,:urso. Habra que ~ontentarse Con una simpleobservaclon. dC6mo concebrr en un ambiente de trans-.formaciones tales una_historia absclutamente inm6vilen sus vie'as CQ~msJ~~C6mo no vamos a sentir-los--istoria ores la necesidad de concertar nuestras ideas ynuestros metodos con los de otras disciplinas? Para ha-blar claro dc6mo no reconstruir cuando aparecen grietaspor todas partes?

    o

    L Pero dsobre que fundamentos reeonstruir? No hayque bus car muy lejos: sobre los solidos cimientos de1 0 que dehe lIarnarse Ia hurnanidad.28

    ~ t--U~WM{~ E etvCu->T'I\ ..A(_ A . L-(iE _v. \.i ?\.J \.0_ I .' . . 1 , _ _ . . " . . ''\-0 j ' . . . ) EI~ ~lLcS . .' f ( (Iv l(_7f"L+/Y\..k-'l~{t ' - :0{ , /S'.I\Lc.,}-kj "/)r. a-X" '/::_f- t y,c ,;'," . ' p . , , ( " W S; N..~C5 f''e..(

  • 8/3/2019 Febvre, Lucien-Combates Por Historia

    15/42

    I, II '

    -I

    iIII nios de una historia viva y humana, saturados de pensa-i ,_.ll1iento y de accion en potencia. _.! ; _! Esta claro que hay que utilizar los textos,pero no: J: : :cc.;u "-AL~)t f .; ; , exc lusivam.e n ie los textos. Tamb ieD 10sdocumclltos, seaI ,~u::d sea su .na~uraleza; los que haco tiempo que se uti-li Iizan y, prmclpalmente, aqucl1QL_qlle~pLQp__QJCj9_rl_'Os,30

    investigadores aislados Clue huscan el apoyo. de suscompafieros de otras disciplinas ..lyfai lana sera, SII~ dl!(ll.I,_.,caractedstica p rg pj~ ;9 ~ _ _E ' ~ _ l : > ~ ~ d o l : e : d Q _ . . ._f~~~;ln.1.~J()~~l I ~ )v~~;_ l__umcl~!n _~q .UlpOS para_~l1n~I ~ llie sfuCl zos ! .m L JImagine que e1 IS1CO plan.team el pIOblem~, cl mate-matico aportara su virruosismo en e1, manejo d~l, leu-guaje cientifico y, pOl' ultimo, el astronomo cIeglr:t losastros que hay que elegir en el inmenso campo delcielo observara y controlara. Indudablemente, cs unaf6m1~la para el futuro. Al trabajo, Ie har!t perder mu-clio de su intimidad. No sera ya asu nto ele un hombrey su proyeccion, :11 mcnos, tan. profundamcnte. ycro,zanar6 en efic'ci~ Ie) que se p1C-l:ch. en personal~da(1.1Quierase o r no, los tiernpos de!., artc,san~,d~ emple:l.~ln ...1 cJuecbr r uera de nuestro hOll/01: lc. ,?_ como t:lI1LlSotras CO'

  • 8/3/2019 Febvre, Lucien-Combates Por Historia

    16/42

    J 'Lv~v\ histqria..; De momento, modestamente, no Ie asigna-\ ", ~\i' mos Illas tarea que pIa!1tear _prQQkmush_lull_anos. PorA ~ " preocupaciones hurnanistas y a Ia vez por presentimien-.r ~JW~: \ to de 1 0 que un dfa pueda ser Ia historia, La ciencia de_Atw los-hechos.historicos.- ----Una ciencia con Ieyes? Acaso. Todo depende de 10

    que se denornine ley. Palabra ambiciosa, pero plena desentidos diferentes y a veces contradictorios., Ya hemosdicho que .no se trata de Ie es ue obli n a acci6n.No a lastem ste ili-

    o zadQ del pa~ado Hay que repetir en voz alta, historia-dores - y precisamente en cuanto que histori adores -,Aue el pasado no obliga. No hay que hacerse ilusiones.EJ hombre BO so aC1l8da-deLpas-ado;s-~mpt:e_Jo_re-construycElhombre aislado es una abstracci6n. La rea-.lidad es el hombre en grupo. Y el hombre no conservaen su memoria el pasado de la misma forma en que loshielos del Norte conservan congelados los mamuts rni-lenarios. Arranca del prcseote y a trayes de e 1, si8mpre,.cancce e interpreta el pas ado. ~dRace falta un ejemplo? dCuaI seria el mas tfpico?El del derecho consuetudinario medieval que ayer ale-aba justa mente Marc Bloch. Durante varios siglos seconsidero valida una regia de derecho, 0 se juzg6 le-gitimo un canon par la sola raz6n de que regIa 0 canoneran inmemoriables. Cuando el juez concienzudo bus-caba la verdad juridica volvia al pasado: "dque se hahecho con anterioridad?, dcual era Ia costumbre?" As!pues, dtenia que permanecer estacionario el derecho?Sin embargo, no ha dejado de evolucionar, y rapida-mente. Lo mismo que evolucion6 cl cristianismo entrela paz de In iglesia y Ia Rcforma ...

    Son necesidades vitales. Reacciones de defensa ins-tintivas contra Ia formidable masa de los hechos, lasideas, los habitos de antafio. El primer medio de resis-tencia es imbuir el presente en Ia +radicion misma. Cosaque no es en absolute la reaccion de Ia historia obje-

    ,I ~ljY','\ , -VI ; J . . . .p\i\

    ;ryvWf'/';

    tiva. Esta intenta, mediante un esfuerzo heroic a y di-recto, des.embara~andose de las interpretaciones citadas,reconstrrur los SIstemas sucesivos de ideas ~ institu-~iones en su estado de frescura original. Pero al mismotiempo sabe medir las diBcultades de una tarea tal.Sabe que nunca podra poner en funcionamiento el in-halIa?l~ ,apa:;ato que, tras un suefio de varios siglos, loEermltina orr, grabada tal cual toda min eternidada vo~ mi~ma ~el.pas.ado reflejad~ en 1 0 contempor{mco:lea h"tona ob eliva illte reta or aniza. Reconstru C Jc,omp ~ta as respuestas. e ace el pasado que nece-sIta.): en ello no ha_r ~~~andalo ni atentado contra laSUE~ !g ma]estada:e TaciencliLa cienCIa-no"~e L:ccen una terre de II?-arfil; se hace en la vida misma y pOl'gentes que .trabaJan en ese momento. IrsTa-lTgada atra:,e.s de mIl. sutilezas y complicados lazos a todasJasaChvldades dlVergentes de los hombres. A veccsinclusosufre I~ in~uencia de l~s mqdas. dC6mo iba a escap"ra sus mqmetudes, moviendosa en el mismo ambienteque todas las demas disciplinas humanas, esta cicnciade la que ?eda Poincare que "adivina el pasado"? No-sotros decl~os que Ia historia s610 toea con su varita,para resu.cltarlas, algunas p~rtes determinadas: aque-l~as que tienen valor para el ideal al que sirve Ia his to-rra, y en un momenta conrrcto... Y con esto, vucl voa plantear la pregunta de antes. -cDe que lcyes se trata? Si se trata de esas f6rmulas--]comunes que forman series agrupando hechos hnstaentonces separados, dpor que no? As! sera como la his-toria experimentarri una vez mas Ia unidad viva de la

    ciencia, y entonces se sentira, mas aun, hermana de lasctras ciencias, de todas aquellas para las cuales el granproblema hoy es ?egociar el acuerdo entre 10 16gico y10 real - de Ia rmsrna manera como para la historia setrata de negociar el acuerdo entre 10 institucional y 10contingente.

    Dificil tarea. En todas las ciencias, hoy, no hay mas32 33

  • 8/3/2019 Febvre, Lucien-Combates Por Historia

    17/42

    (lue OpOS1ClOnes,conflictos, ar '"inomias. Aqui, en estacasu, dejemos bromear a los que van denunciando con.---una risita burlona nuestras impotencias. S610 olvidan unaI casu: en el origen de toda adq uisici6n cientifica existeI cl no-conforrnismo. Los progresos de la ciencia son fru-~- to de la discordia. De la misma manera que las religio-nes se refuerzan COIl la herejia de que se alimentan.Oportct haereses esse.

    '0

    Yo ya sabia al ernpezar esta lecci6n cuanto tiempo ycsfuerzo oxigen estas ideas para ser realmente explici-tadas. Perdonadme que no me haya detenido ante difi-cultades que canada. Se trataba, en mi opinion, no deedilicar un sistema, sino de presentaros a un hombre, susintcnciones, sus prejuieios quizas y sus debiIidades, encualquier caso, su buena voluntad.

    En e1 bello libro jubilar que public6 e1 College deFrance con ocasi6n de su cuarto centenario, se encuen-tra reproclucido, gracias a [a atenci6n de Paul Hazard,__un documento emocionante. Es una p.igina de notasL autografus de Michelet - anotaciones hechas can suIina caligrafia, antes de una dc' las ultimas Ieccionesque profeso aqui -. En ella, t~ibran ya las cadenciasdel gran poeta de la historia rornantica: se lee ]0 si-guiente:r "dPor que no tengo partido? .. Porque he visto en

    ! In historia la historia y nuda mas ...L_ "dPor que no ten go escuela? .. Porque no he exage-rado la irnportancia de las formulas, porgue no he que-rida someter a ningun espiritu, sino al contrario, libe,rarles, darIes la fuerza que permite juzgar y encoritrar."

    Mi aspiraci6n es que un dia, pr6ximo 0 Iejano, a]terrnino del curso que hoy inauguro, pueda merecerque se me rinda este hamenaje: "En la historia s610 viola historia, nada mas" . .. En su magisterio no sornetio a

    los espiritus, porgue no tuvo sistemas - sistemas de 1 0 ; - 1que tarnbien Claude Bernard decia que tienden a esclu- ,.vizar al espir itu h.unano -, en carnbio se preocupo porlas ideas y las teo.ias, por las ideas, porgue las cienciassolo avanzan gracias a la potencia creadora y originaldel pensamiento; por las teor ias, porque, sin duda, sa-bemos perfectarnente que nunca abarcan la infinitacornplejidad de los fen6menos naturales: .son grades su-cesivos que Ia ciencia, en su deseo insaciable por am-pliar el horizonte del pensamiento humano, consigucunos tras otros con la magnifica certeza de no alcanz.ujarnas Ia cumbre de las cumbres, la cima desde dondese veria Ia aurora surgiendo del crepusculo.

    35

    if

  • 8/3/2019 Febvre, Lucien-Combates Por Historia

    18/42

    r VIVIR LA HISTORIAPALABRAS DE INICIACI6N

    , Me gusta Ia historia. No seria historiador si no megustara. Cuando e1oficio que se ha elegido es un oficiointelectivo resulta abominable dividir la vida en dos par-tes, una dedicada al oficio que se desempefia sin amory Ia otra reservada a Ia satisfacci6n de necesidacles pro-fundas. Me gusta la historia y por eso estoy contento alhablaros hoy de 10 que me gusta.!Estoy contento y es muy natural. No me gusta mez-cIar los generos y sustituir Ia conferencia por la confi-dencia. Pero, en fin, os 10 puedo decir: cuando en 1899entre, como hoy vosotros, en esta casa despues de unafiode servicio militar (e1primero de los siete afios quepor termino medio entregaron los hombres de mi gene-raci6n a la vida militar) me inscribi en Ia secci6n deLetras, Fue una traici6n, porque yo tenia pegada alcuerpo desde Iamas tierna infancia Ia vocaci6n de his-toriador. Pero la vocaci6n no rudo resistir ante dosafios de ret6rica superior en e Louis-Ie-Crand, antedos afios de machacar elManuel de politique etrangerede Emile Bourgeois (al que iba a volver a encontrar

    1. Estas observaciones iban dirigidas a los alumnos de Ia Es-cuela Normal Super'[or en el comienzo de curso de 1941. Ante c1ruego de que hiciern tres eonfereneias de orientaci6n sobre histodaeeon6miea y social, pense que podria darles los eonsejos que van aIeerse,

    37

    r

  • 8/3/2019 Febvre, Lucien-Combates Por Historia

    19/42

    como maestro de conferencias en la Escuela). AnatoleFrance cuerita en alguna parte que de nino soriaba enescribir una historia de Francia con todo detalle",1' ;uestros maestros, en los institutos, parecian propo-nernos el ideal pueril del pequefio Anatole. Se ha dichoque hacer historia era para ellos, si no aprender todas,par ]0 menos e1 mayor numero posible de detalles sobrela mision de M. de Charnace en las Cortes del Norte.Y naturalmente quien sabia un poco mas sobre esosdetalles se [levaba el gato al agua: [servia para his-toriador!

    Tengo un poco de miedo de que las casas no hayancambia do mucho desde mis tiempos. Con ese humornormalista que conserve hasta los ultimos momentos, e1gnm matematico Lebesgue, un cclega que acabamos deperder en el College de France, nos confiaba un dlaque, scgun 61 , habia rlos clases de matematicos: unaclase temible, Ia de los inspectores generales, que con-fesaba no entender bien; Y otra accesible, la que cadadb. avanzaba y ante la cual no se oponia ninguna difi-cultad. Paralelamente ~no habra dos historias, Ia pri-mera de las cuales aprobaria todo el mundo igualmen-te? El problema es terncrario. En cualquier caso no voya hablaros de eso, sino de otra cosa. De 1a historia sinmis. La que yo intento hacer progresar, Ia que me gusta.

    II"

    IdHistoria sin mas]', " , C ; preguntareis. No, ya queanunciais charlas sabre historia "economica y social".

    Precisamente por eso 10 primero que debo deciros esique, hablando con propiedad, no hay historia economicaL v social. Y no unicamente porque la relacion entre- 10"econornico y 10 social no es un privilegio - una exclusi-vidad, como diria un director de cine - en el sentidode que no hay raz6n alguna para decir econ6mica y 50-38

    I t . . . . . .

    cia] en vcz de politica y social, literaria y so~ial, rc1igio-sa y social 0incluso Iilosofica y social. No fueron ruzo-nes razonadas las que nos habituaron a relacionar deforma n~tural y sin ~nayores reflexiones lo~ d?~epitetos lde economico Y SOCIal. Fueron razones historicas muyfaciles de determinar - y, en definitiva, la formula quenos ocupa no es mas que un residue 0 l~:E1.herencia delas largas discusiones a que dio Iugar desde hace lin ---siglo 10 que se denomina e1 problema del materialismo Jhist6rico -. Par tanto, cuando utilizo esa formula co-rriente, cuando hablo de historia econ6mica y social, nodebe creerse que yo albergue alguna duda sobre su va-lor real. Cuando Marc Bloch y yo hicimos imprimir esasdos palabras traclicionales en la portada de los /snnales,sabiamos perfectamente que 10 "social", en particular,es uno de aquellos adjetivos a los que se ha dado tan-tas significaciones en el trunscurso del tiClll F O que, alfinal, no quieren decir nada. Pew 10 rccogimos preci-samente par eso, Y 10 hicimos tan 'bien que por razonespurarnent e contingentcs hoy figura s610 en la portadade los propios Annales, que pasaran a ser de eoonom i-cos y sociales, por una nueva desgracia, a 5610 Socialcs.Una desgracia que aceptamos con la sonrisa en los la-bios. Porquc esta bamos de acuerdo en pcnsar que, prc-cisarnente, una palabra tan vaga como "social" pareciahaber sido creacla y traida al mundo r= 11 n decretoJnominal de 1a Providencia historica, para servir cle ban-dera a una revista que no pretenclia rodearse de mura-lIas, sino hacer irradiar sobre todos los jardines delvecindario, ampliamente, libremente, indiscretamentc in-cluso, un espfritu, su espiritu. Quiero decir un espfritude libre critica y de iniciativa en tcdos los sentidos.

    ., . , .,Repito, par tanto: ~~J1istoria eCQnQIDi~'ly. S9 ~~aLHay Ia historia sin mas, en su unid~.l,,1 histori~J

    39

    i.4\. t - t( S:'nz;('-M

  • 8/3/2019 Febvre, Lucien-Combates Por Historia

    20/42

    '-, \\JD \ - t + \ 't t - -US\ " eGi0 .N 'I ~ e_ ,- ) - A . ~ , ' :_', . ,. ~ " c>, " , .' ,),,01" ,",. (fA 1 '- - - ' - ," " " " - '. " ~ s . . ' . . 1 ' . ", , A . .A s' ' - : : : 4 ' . . . . . . =(_J '-11- ' 1/ ", > /,, + - :: > - < (0 'i~ ;> f ,_, v, II - \ . " C . . ~ ~L ~~\0~o C,

  • 8/3/2019 Febvre, Lucien-Combates Por Historia

    21/42

    por Ia que estoy aq~i en este momenta. Ayer releia paravosotros textos curiosos y bellos. Hace afios, en 1914,Hauser publico algunas notas de Michelet, como siern-pre,plenas de desteIIos, de destcllos de adivinacion vgenio. Entre ellas hay una leccion profesada aquf mi.~-mo, el 10 de julio de 1843, ante los alumnos de tercercur:o que ter.mi?aban. en la .ESCl~el~. c, iban ..a partirhaCl~.las provmcias. Michele+ Impnmla animas a aqlle-llos jovenes ~ los que esperaba el duro oficio de profesoren un c?legl~) :eal, en una ciudad sin archives organi-zados, sin bibliotecas catalogadas, sin faci1idades parahacer viajes ni posibilidades de evasion. Ponia de rna-~i~esto como un historiador que quier~ puede tra bajarut=lmente en todas partes. Roy e1 problema ya no es elrmsrno. Pero, no obstante, yo quisiera intentar con vo-sotros - y. salvanclo todas las clifereneias - 10 que in-tentaba Michelet con su autoridad, e1 ardor de su pa-labra y e1 resplandor de su genio. Consideraria que hepagado parte de la deuda contra fda con esta casa si

    r pudiera reeuperar 0 consolidar alguna vocacion de his-.. tori:ldor vacilante, s.i pU.diera desmontar los prejuiciosnacidos contra la historia a causa de un desgraciadocontaeto con 10 que muy frecncntemente se nos ofreeebajo esc nombre - can 10 que se as ha ensefiado y 10

  • 8/3/2019 Febvre, Lucien-Combates Por Historia

    22/42

    .tos, hechos dotados por 1 0 extraordinario de una exis-[te.n c.ia r.~.al .pe.r..ec.t.ar~ente definida, Simp.I.e, in.edu. C t i . ible,~so~~.b.J~tQr:l~doJ:_~~!!_ da a Iuz los hechos hist6ricos,incluso los mas humildes. Sabemos qu~IQS becbos, eso-s;hechos ante los cuales se nos exige can tanta frecuenciaque nos inclinemos devotamente son abstracciones entreI I~~~~~~~~~~as que tenemos que elegir necesariarnente - y abs-tracciones euya determinacion obliga a reeurrir a losmas diversos e incluso contradictorios testimonios-.As! es que. eS4__Qplecci6n de hcchos, que tan a menudose nos presentan como hechos brutos que compondrian

    , automaticamente una historia transcrita en el mismol-m .m~:lto en qu.e =.producen los acontecimientos, tiena_Embwn una historia .. Y. 1 0 sabemos: ~Storj8 dg lo~..progrcsos del conocmucnto y de Ia consciencia de-Jos historiadores. En tal medida que, para aceptar Ialecci6n de los hechos, tenemos perfecto derecho a recla-n:ar. que se nos asocie primero al trabajo eritico qucsirvio para preparar e1 encadenamiento de los hechosen el espiritu de quien los invoca.

    En el mismo sentido, me veo obligado a declarar enbien del oficio, de la tecnica, del esfuerzo cientifico,que si_el historiador no se plante a problemas, 0plan-.!eando.!~._no formula hip6tesis p_~J~.I"~~~~gLy~rl0S~estaatrasado con respecto al ultimQ~.de..nucstros_cgmpe_sinos.Forque los campesinos saben que no es convenientellevar a los animales a 1abuena de Dios para que pastenen el primer campo que aparezca: los campesinos apris-can el ganado, 10 atan a una estaca y Ie obligan a paceren un lugar mejor que en otro. Y saben por que.

    dQlle quereis? Cuando par casualidad se descubreuna idea en uno de esos gruesos libros euya redaccionparece absorber las energias de nuestros mejores pro-fesores de historia - manuales honorables, consciente-mente preparados, cuidadosamente redactados, atibo-rrados de hechos, cifras y fechas, enumcraciones decuadros, de relates 0 de maquinas -, en uno de esos

    librcs que tienen mas estampillas aduladoras para e1Instituto, la Sorbona 0 las Universidades regionales quebanderitas multicolores uno de nuestros buenos hotelespara turistas; y cuando la idea descubierta es la siguien-te: "El pericdo que vamos a estudiar (uno de los masvivos de nuestra historia) continua a1 que precede yanuncia el que sigue, es importante par 10 que suprime,pero tambien por 10 que establece", etc., 2vamos a seguirpreguntandonos por que se burlan de la historia, sealejan de la historia, censuran y ridiculizan Ia historianumerosos hombres sanos, decepcionados al ver tantosesfuerzos, tanto dinero, tanto buen papel impreso queno conduce mas que a propagar esa filosofia, a perpe-tuar esa historia papagayica y sin vida en Ia que nadiecxperimenta nunea (para decirlo con palabras de PaulValery, palabras que hay que citar par fuerza) "escsuspenso ante 10 incierto en que consiste la gran sen-saci6n de las grandes vidas: la de las naciones ante Iabatalla en que esta en juego su destine; la de los am-biciosos cuando ven que la hora siguiente sed. la deIa corona 0 Ia del cadalso; la del artista que va a des-cubrir su escultura 0 a dar orden de que se quitentodos los puntales y apoyos que sostienen aun su edifi-cia"? lC6mo sorprenderse entonces de las violentascampafias contra la historia, de Ia desafecci6n de losjovenes, del retroceso continuado y de Ia verdadcracrisis de la historia que los hombres de mi generaci6nhan visto desarrollarse 1cntamente, progresivamentc, conseguridad? Pensad que, cuando yo entre en la Escuelala partida estaba gan~l;. La historia habia ganado 1 apartida. Demasiado; demasiado, porque no aparedflill siqujpriJ, como una d;scip1ina particular y. limitada.Demasiado, porque la historia daba In jmpresi6n de~erun metoda unive!:~~L

  • 8/3/2019 Febvre, Lucien-Combates Por Historia

    23/42

    , . . J .{~'&f1.;'i-\A.'\...< ' ( - E . . . c _ _ t - - Q _ _ . L : : ' _ C.,,-o'~I

    \ S ll J~ _I )_ Q_ ~~ _ _!2JS_!g\Jjg.ra__cl_mModo historrcc, sino el.metodn.U_'ri tiCo sin 1 1 1 , \ 5 .- .La historia cooquistaba, una ~_una, _lodas Jg_sdisci-plinas humanas, Gustave Lanson convertia la criticaIiteraria en historia literaria. Y 1a critica estetica pasabaa ser historia' -1 arte con Andre Michel, sucesor deltempestuoso Courajod, el J upiter tonante de 10.escueladel Louvre. La viejo. controversia se convertia en histo-ria de las religiones. La his tori a se dormia en sus laure-los, satisfecha de sus progresos, orgullosa dc sus coo-quistas, vanidosa por sus exitos materiales. Frenaba sumarcha. Volvia a decir, repetia, recogia, pero no rccrea-ba. Y cada afio quc pasaba la voz de Ia historiu sepal'ecia mas al sonido cuvernoso de una voz de ultra-tumba.Sin embargo, se iban f'laborandQ nuevas disciplinas., La psicologia renovabu a Ia vez sus metodos y su ob-jete bajo el impulse de Ribot, Janet, Dumas. La socio .logia se convcrtia a Ia vcz en ciencia y en escuela a lallamada de Durkheim, Simiand y l\IaDss. La geografllhumana, instaurada en la Escuela 0:orma1 par Vidal.desarrollada en la Sorbona par Dcmangeon y en clCoJJ(~ge de France por Jean Brunhes, satisfacia unanecesidad de renlidad que nadie encontraba en J95 es-tuclios bist/)ricos, orientados progresiv~~lente_ hacia lam as arb ir. ,r ia his 10 riLJ.li_plllil l i ' t .w.. :. i .L, :L__!l})-S 0_ Y _ l am en l cseparadaclc 1

  • 8/3/2019 Febvre, Lucien-Combates Por Historia

    24/42 /1 ,-, ( 1 I

  • 8/3/2019 Febvre, Lucien-Combates Por Historia

    25/42

    v l)or eJ sentido muscular, combinando asidatos senso-rialcs de clifer~nt~ o.rigen; mas corrmlicada, pero, a pc-sal' de ello, mas :aplda en su desarrollo, quizas a causade una mayor rrqueza de informaciones, de una masamplia cllri,os!dad d~ los hombres que se mteresabanp;)r !a mecamca. debido a razones de orden practice ytecn,ICo, es decl;, para la construccion de maquinns,molmos 0 se:re~las,' par ejemplo, I? que planteaba pro-blen~as :~e ludrauhca, cada .vez mas complejos; para ]afahncaclOn y pcrfeccionamienm continuo de las armasde fuego, particularmentc cafiones, cuya constru ccirmplanteaba problemas de balistica cada vez mas arduos.Los otr~s c~pitulos de Ia Fisica, aquellos en los cualesla expenencla humana era menos inmediata, se desarro,llaron mas lentamente; y todavfa mas Ientamente losnuevos campos de Ia electricidad y el magnetismo,en los que todo 0 casi todo escapab.. a la aprehensi6nc1uccta de los organos scnsoriales, '

    No puedo hablar, porque encontrarla rriuchas difl-cultades para ello y porque ademas serfa bastante imrti]pam m~ J?royecto, no puedo hablar, digo, sobre c6mola rnecaruca se .lanz6 a conquistar poco a poco y apcn,:.trar esos ~lv~rso: cap i tulos. En primer Iugar seanexiono la acustica mterpretando las sensaciones so-noras cor~ u?,uclu de las vibradones. Despues, constituyouna mecamca celeste, mediante Ia aplicacion a los as-tros .de. las Ieyes humanas del movirniento -Ieyes delmovimiento que .er cerebro de nuestros antepasados ob.tuvo de su propIO esfuerzo muscular -. Mas tarde lamecanica extendi6 sus leyes y sus metodos a todd eltcr~'~no de Ia teoda. del calor y ,a ~odo el campo de losP.DS. 9~edaba, sm duda, la optica, el magnetismo yla ele~tncldad, pe~o se consideraba que se podia 'ya

    r- a~u~clar 511 conqmsta. Y pOI' adelantado se celebrabaI . . . tnunfo universal e ind iscutibla de Ia ffsica cartesiana\...-geometria del mundo, se abrigaban inrnensas esperan.zas, se anunciaba, se veia esbozarse, se predecia, siern-

    J' , I , ,I,!

    "I("

    50

    l

    - - - - - - - - - - - - - -.......pre sobre el mismo plano, la triunfal reducci6n de 10psiquico a ]0 Hsico. Y nosotros, los historiadores, esta-barnes a gusto en este universo cientifico en que todoparecia sefialado pOl' cifras conocidas, cuando, brusca-mente, se hizo la revolucion. Una revolucion en dostiempos: en primer lugar, la imprevista revelacion deqne la electricidad, el rnagnetismo e incluso la 6ptica seresistian a la anexion anunciada y celebrada pOl' adelan-tado. Y despues - sobre la base de Ia oposici6n formalque contra la mecanica, edificada por Newton a partirde las observaciones de Copernico, constituia la electro-dinarnica fundada pOl' Maxwell a partir de las experien-cias de Ampere y Faraday - se realize esa prodigiosasintesis que trastocando las nociones primordiales de ' J"tiernpo", "extension" y "masa" abarc6 pOl' complete I'a In . fisica y unio, en gavillas de Ieyes, los factores quehabia separado la antigua concepcion.

    o o o

    Entretanto, una revoluci6n analoga se operaba en el \campo de la vida - una revolucion engendrada por Ia )microbiologfa -. De la observaci6n se derivaba I a - no-ci6n de organismos compuestos por un numero inmensode celulas del orden de Ia milesima parte de milirnetro.Ymientras que los organism os vivos observados a simplevista aparecian cada vez mas como sistemas fisicoq_ui-micas, los organismos que revelaba la microbiologiaeran organismos sobre los cuales la accion de las Ieyesmecanicas, el peso, etc., parecia despreciable. Escapa-ban a las opiniones de las teorias explicativas que habiannacido en los tiempos en que tambien los organismos,por 10 menos los organismos elementales, pared an re-gidos por leyes de Ia mecanica clasica. En cambio, losorganismos que captaba Ia microbiologia eran organis-mas sin resistencia propia, en los que hay mas vacios

    51

  • 8/3/2019 Febvre, Lucien-Combates Por Historia

    26/42

    que Ilenos y que, en su mayor parte, no son mas queespacios recorridos por campos de fuerza. De esta rna-nera el hombre cambiaba bruscamente de mundo. Anteel, por una parte, organismos como su propio cuerp_o,visib1es a simple vista, pa1pab1es con la mario; o.rgarus-mos con gran des mecanismos a los cuales - pensemosen la circulacion sanguinea, por ejemplo - eran y se-guian siendo aplicab1es las leyes de la rnecanica clasicabasadas en Ia geometria euclidiana. Pero ante el teniaigualmente los millones y millones de celulas de 9 .ueesta formado ese organismo. Celulas de una magmtudo de una pequefiez tal que no podemos representarnos-las. Y 10que ocurria al nivel celular desmentfa ~laramen-te 10 que pasaba a1 nivel de nuestras percepclOnes sell-soriales. Estos ultimos organismos que captabamos degolpe, los organismos que. nos r,evelan los trabajos re-cientes, superaban, por decirlo aS1,y chocaban con :r:~les-tro "buen sentido". Y los vacios de que estaban tejidosnos habituaban tarnbien, en el campo de la biologia, ala noci6n de dis continuo, que, por otra parte, se habiaintroducido en 1a fisica con 1a teoria de los quanta; cen-tuplicando los estragos ya c~usados en n.u~stras concel?-ciones cientificas por la teona de la relatividad, la teonade los quanta parecia volver a cu~stionar Ia ~oci6n. tra-dicional, 10.antigua idea de causalidad, y ~l.mlsmo hem-po, en consecuencia, 10.teor ia d~l d~tenllir;.l:mo, el f~n-damento indiscutible de toda ciencia poslhva, el pilarinquebrantable de la vieja historia clasica.De un solo golpe se hundia toda una concepci6n delmundo toda la construcci6n de una representaci6ndel m~ndo abstracta, adecuada y sintetica, elaboradapOl' gcneraciones de cientiBcos a 10 largo de siglos su-cesivos. Bruscamcr:..te nuestros conocimientos superabana nuestra razon, Lo concreto rebasaba los marcos de 10abstracto. EI intento de explicaci6n del mundo par lamecanica newtoniana 0 racional terminaba con un Ira-caso brutal. Se haci~ JJccesm:iQ__~ustit:uir las antiguas52

    rteoria~~J.lQr."_Q~~IlUBvas. Se hacia necesario. revisartocras las n_ocion~scientHicas con las qu_c se habia vivido.hasta enton~. --~

    Seria demasiado largo indicar aqul en detalle 10 quefue esta revision. Sefialemos que nada escap6 a ella. N ila concepcion del hecho cientiflco, ni Ia concepci6n deley cientiflca, ni la de azar. Ni tampoco Ia concepciontotal 0 de con junto de las ciencias particulares y de la

    ciencia. Ciencias que Augusto Comte presentab,a antanolcomo jerarquizadas en una clasificaci6n cuyo doble-.Jdefecto aparecia bruscamente. Defecto que consistia endesconocer la profunda unidad del trabajo cientificoy en transformar abusivamente el estado de hecho cn~-Jestado de derecho; y que conducia, por ejemplo, a situar"en ia cumbre de las ciencias una geornetria y una me-canica orgullosas, que se complacian con Ia imagen desu perfecci6n y prop onfan sus leyes a las otras ciencias- sus leyes verdaderas, sus leyes abstractas, absolutas,universales y necesarias - como modelos y, por decirlaasi, como un ideal. Las ciencias eran camFos de dislo-caci6n magmas. Todos los descubrimientos se hacian,no en el seno de cada una de ellas, en su corazon,sino en los bordes, en los margenes, en las franteras,alli donde se penetran entre S 1 . Eso sucedia con lasciencias particulares. Pero la ciencia par su parte seaproximaba al arte y, en general, podia decirse de ella10 que decia Berthelot de la quimica organica fundadaen 10.sintesis, en 1860, en el momento de In euforia delos primeros triunfos. Proclamaba Berthelot: "La qui-mica crea su objeto". Y afiadia: "Esta facultad creadora,semejante a la del arte, la distingue esencialmente delas ciencias naturales e historicas". Porque estas otrasciencias, precisaba: "tienen un objeto dado de antemanoe independiente de la voluntad y de la acci6n del oien-

    53

  • 8/3/2019 Febvre, Lucien-Combates Por Historia

    27/42

    t ifico, no disponen de su objeto ", mientras que Ia nuevaqu imica "tiene la capucidad de forrnar una multitudde seres artificiales, semejantes a los seres naturales yque participan de todas sus propiedades". La distincion" 1 ' , ,sc riacia C~:,uca en un momento en que, caua vez mas,_ 10 que aparecia a los cientHicos como el termino mismo

    [del esfuerzo cientilico no era e1 conocirniento sino lacomprension. Distinci6n caduca en un momenta en que,_precisamente, nuestros sabios definen cada vez 'm,1Slal'iencia como una creacion, nos la represent an "constru-yendo su objeto" y advierten en ella, en todo momento,Ia intervenci6n del cientifico, de su voluntad y de suactividad.I . Tal es 0 1 clima de lu ciencia hoy. Un clima quc--U_QL tjcne nacia en cornun c()n_~er Q~ fa's;iencia de i~nlal10,--con el de Ia ciencia de cuando yo tenh veinte afios.Es iencia ostulados sobre los cuales reposabahan sido destruidos criticados sn era os. ace ~mosque los cientificos han renunciado a e os~.los ha~ls-tituido por otros. N Ie planteo, pOl' tanto, una pregunta,una simple y unica pregunta: .~Yamos a cOl::ilill.l.laLSilmg.Q.los hi:;i.oriadores los {micas qlJPTcconocellcom~ v~Ji~losa~uellos postulados? Y , pOl' otra parte dde que servi-ria esta reconquista, si es cierto (lue todo el material denociones cientificas que utilizamos 1 0 hemos tornadoprestado precisamento de los hombres que haee decenasde afios cultivaban las eieneias en el sentido napole6-nico de In palabra, las ciencias del mundo fisico y de lanaturaleza? eNo es posible sustituir las viejas nocionescaducas par noeiones nuevas, mas exactas, mas cerca-nas? Y al menos, ya que las ciencias de hace cineuentaalios no son mas que recuerdos y fantasmas dna esposible renunciar de una vez a apoyarnos sobre las"ciencias" de hace cincuenta afios para apuntalar yjustiBcar nuestras teorlas? Ese es el problema. Y res-ponder, slgnificaria resolver Ia crisis de la historia. Sies cierto qri= las ciencias son todas solidarias, Ia res-54

    puesta se conace par adelantado. Es iriut i] proclamurlusolemncmente.

    Ese es el gran drama que se desarrolla ante 1l0SOtroS.Uno de los grandes dramas, porque hay muchos otrosque se ligan y se desligan bajo nuestra mirada sin que Iesprestemos un rninuto de atenci6n. Si tuviera tiemp~,[como me hubiera gustado esbozar ante vosotros, a ti-tulo de referencia y cornparacion, 10 que puede denomi- __narse la Tragedia del Progreso! C6mo me hubiera gus- jtado mostraros a los creadores, a los animadores de las ~s6lidas sociedades burguesas del siglo XLX fundamen-tando sobre Ia razon los comienzos de su poder io, soste- - _ jniendo este poderio con Ia ayuda de una filosofia clara-mente racionalista - y despues, hacia finales del si-glo XIX, cuando se anuncian las dificultades sCibre elreparto del mundo, cuando las masas se organizan y re-claman cada vez mas imperiosamente un nivel de vidam,as elevado -, cambiando de carnisa, .echando ,a la 1'a-]zon por In borda y, en el momenta nusmo en que c lc - _dican sus vidas a las tecnicas, a esas aplicaciones de laciencia que antiguamente sus padres exaltaban bajo clmismo nombre de progreso - esas aplicaciones de laciencia que ya no les servian, sino que les esclaviza-ban -, dejando de creer precisamente en la ciencia yen el progreso quya derrota proclamaban ... Contradic-";ci6n patetica pero que se resuelve, teniendo presente que Idebido a que esos hombres dejaron de creer en el \valor hurnano de Ia ciencia pudieron ser esclavizados _\par sus tecnicas, Cuando no existe un fin m=vor quc)empuja a los hombres hacia los Iimites de su hori-zonte, los medics pasan a ser fines y convierten en escla-vos a los hombres libres.

    Gran leccion para nosotros, historiadores ...L'l his t o )~ia es I~iencia del hombre. No 10 olvidemos nunca.I 5

    : i

  • 8/3/2019 Febvre, Lucien-Combates Por Historia

    28/42

    , .~..~

    f 'acci6n y el pensamiento no hay ningun tabique, ningu-na barrera. Es preciso gue la historia deje de aparecercomo una necropolis dormida por la que s610 pasansombras despojadas de sustancia. Es preciso que pene-treis en el viejo palacio silencioso donde 1a historiaduerrne, animados por la lucha, cubiertos de polvo delcombate y de la coagulada sangre del monstruo ven-.cido, y que, abriendo las ventanas de par en par con lasala llena de Iuz y restablecido el sonido, desperteis convue~tra propia vida, con vuestra vida caliente y [oven,Ia VIda heIada de Ia Princesa dormida ...

    No seran [email protected] exteriOJ:eS~B&-H~s-table-c~nin Ja .unidad ..del.rnundo - de un mundo desgarra-do, roto, sangrante. y que aide ay;uda -. = ~ n d e - _a eada clla] rebacer 81 mun 0 en 51 rnisrno ~ e l lma$nifico ~_cuerda entre Sll pensamiento p~ofllnclo y su J_ac~tSr;t_cl.~~llillr.esacla,~ traves de ese don total que ese J umco que puecle Iiberar nuestras conciencias de lamuda interrogaci6n que yo recordaba al comenzar, eJunico que ante la gran pregunta ..dtengo yo derecho?"nos perrnitira, con toda Ja seguridad recobrada respon-der: sf. '

    Perdonad el rumba que han tornado cstas observa-ciones. Hablo, ante todo, para los historiadores. Y siestan dispuestos a pensar que hablarles asi no es hablarcomo historiador, les conjuro a reHexionar antes de for-mular tal critica. Porque es mortal . ..En 1a historia p_gsacomo en cualq!lier ,otra disciplina. Neeestta-bHellQ.&...OOre-ros y buenos apa~jadores, capaces de ejecutar corrcc-tament los' lanos de otros.N ecesita tambi' n al unos buenos ingenieros. Y stasdeben vel' las casas desde un poco mas arYl 'a que eI picde Ia pared. Estes deb en tener la posibiIidad de trazarplanes, vastcs planes, amplios planes, en cuya realiza-ci6n puedan trabaj.,r despues con provecho los buenosobreros y los buenos aparejadores, l':1ra trazar planes,vastos planos, amplios planos, hacen Falta espiritus vastos

    57

    if!

    giencia del perpetu:9_c~mbio de .las .sociedades huma-nast de su perpetuo y necesario reajuste a nuevas con-diciones deexistencia material, politica, moral, religio-sa, intelectual. Ciencia de ese acuerdo que se negocia,de la armenia que, perpetua y espontanearnente, seestablece en todas las epocas entre las divers as y sincro-nicas condiciones de existencia de los hombres: condi-ciones :inateriales, condiciones tecnlcas, condiciones es-pirituales. Por ahi es por don de Ia historia descubrela vida. Por eso deja de ser maestra de siervos y de per-seguir un suefio mortifera en todas los sentidos dela palabra: imponer a los vivos la ley dictada, preten-ciosamente, por los muertos de ayer. Y porque tengoIa suerte de saber que en esta sala hay j6venes decidi-dos a consagrar su vida a Ia investigaci6n hist6rica, les

    _digo con plena consciencia: ~ara haC:Qt:hi_s!gria valvedIa espalda resueltamente al pasado.odztdprlmero, M~z-claos cQ..)a vida. Con .Ia vid~jn!~Jectual,}ndudable-men~__l

  • 8/3/2019 Febvre, Lucien-Combates Por Historia

    29/42

  • 8/3/2019 Febvre, Lucien-Combates Por Historia

    30/42

    placidez de una piramide de Egipto. Alli estan, Y allise quedan. De lejos dan la impresion de una imagenmajestuosa. Pero de cerca son tumbas. En eI centro desu masa, las piramides tienen cautivo a un muerto ilus-tre y momificado. [Viva el cementa y el vidrio transpa-rente I Cuando su union no responde ya a las nuevasnecesidades, se le echa abajo sin pena ni remordimien-to. Se reconstruye. Se vuelve a empezar. Es otro im-pulso: la fuerza en expansion de esas gran des ciuda-des de America que cada diez afios reedillcan susavenidas y echan nueva piel.~nnales camb!g_~ porgue a.su aJrededQI___j:()Q.9~1ID.hii : :_J_oS.~Y Ia; co;as. En una palabra: . . e Lmundo. E1 mundo del 38 no era ya el del 29. dQue-dec]r del mundo del 42 0 del 46? dQue decir que seajusto y eficaz?

    Porque, comunmente, vamos orquestando el temaromantico de las ruinas. Vamos descontando las. cen-trales electricas, los viaductos y los puentes, los barriosde las ciudac1es y los pueblos olvidados. Y afiadimos conlos ojos abiertos por la inquietud, en voz baja: "Y Iabomba atornica ... lEI mundo esta arruinadol" dArrui-nado? Hay algo distinto y mas grave que las ruinas: Iaprodigiosa aeeleraei6n de la velocidad que acerca via-lentamcnte los continentes, csta aboliendo los oceanos,supnime los desiertos y PODI' en brusco contacto gruposhumanos cargados de elec.Le.dades contrarias, los masobstinados hasta ahara en "conservar las distancias" enmoral como en fisica: contact a brusco, cortocircuito ...

    Par eso es por 10 que, en esencia, nuestro mundoesta destruido. Es vital darse cuenta. Quien s610 tieneojos para las ruinas se consuela pronto: "Paciencia ...Al cabo de uno, dos, diez afios, todo se habra restau-rado. Todas las estaciones de metro volveran a estarabiertas. Se habran arreglado las carreteras. Y habra.platanos en todas las Iruterias". - Falsa seguridad.

    Asimismo, hay una cierta forma de pensar sabre la

    lItI\I

    60I\

    velocidad que nos perturba tambien peligrosamente:"[Bah! Problema de cambios, Ya se ha resuelto en e1ambito de las fronteras nacionales. Se trabaja para resol-verlo a nivel continental. Se resolvera, claro esta, anive1 de todo el planeta. Cuesti6n de tiempo, de estu-dio, de material. Principalmente de material..." Es lailusion del ingeniero, Y tambien del politico, rodeac1ode funcionarios a quienes se ha tenido que ensefiaralgebra para que sepan manejar a los hombres.Es cierto que hay problemas tecnicos. Y problemaseconomicos. Pero el problema que cuenta para e1 futu-ro de la humanidacl es el problema humano. Problemaque en 1932, al volver de una visita a la Exposici6nColonial donde habia vista manifestarse, irresistible, lanueva osadia, yo planteaba en los terrninos siguientes:"E1 historiador vuelve a baj.ir a Ia ciudad, meditandosabre todos los desarreglos que se producen en la his-toria, las variaciones aIternadas de las distancias entrerazas, entre pueblos: unas, las distancias materiales, sehacen cada dia mas pequefias, otras, las clistancias mo-rales, son enormes, quizas infranqueables". - Ahi resi-de el drama. E1 drama de la civilizacion. En 1932 seanunciaba. En 1946 esta en juego."Nosotras, civilizaciones, sabemos ahora perfecta-mente que somas mortales." Esta frase, que Valeryescribio a finales de los aiios veinte, tuvo una gran reso-nancia. Para el historiador, por T o demas, no era unavoz completamente nueva: e1 viejo Ballanche (para nocitar mas que un ejemplo) ya habia dicho textual mente1 0 mismo en 1817. En uno y otro caso, reflexi6n desiniestrados. Claro que Ballanche podia tener tal opi-nion porque era ciudadano de una Europa prestigiosay que se sentia y se proclamaba Ia tierra civilizada porexeelencia, a pesar de las risitas burlonas de Fourier.Pero ~y Valery? Ya en tiempos de los Regards sur leinonde actuel el problema no es tanto saber si nuestrocivilizacion, que seguimos llamando la civilizacion, va

    61

    I. ~ . . . . . . . . .

  • 8/3/2019 Febvre, Lucien-Combates Por Historia

    31/42

    a 1~1?rir.MO~'ir es una palabrn LJblc, prefiada de tranq1llhcIa~1 ~naJ~stuosG. y ~atural serenidad. EI problemano es Dl. siquiera saber 51 nuestra civilizacion va a pere-cer asesmada. Es saber que civilizacion se establecenlmanana en este nuevo mundo que ya se esta elabo-rando en e1 fondo del erisoI.~orque una eivilizaci6n puede morir; pero la civili,zacion no muere. Es un ins tin to de los hombres una

    propiedad de los hombres superarse, tomar su ';olun'-tad como trnmpolin para saltar siempre mas alto. S610que, hasta el presente, ha sido en el marco estricto delos grupos Iimitados donde los hombres realizaban 105mayores esfuerzos. A S I es como produdan civilizacio-nes de grupos, de tribus, de naciones, il1cJuso de con-tincntes o. por?iones de continentes: civilizaeioiles par-celadas. Sm, nmguna duda, manana, por primera vezy sa~vo catastrofe, los hombres presentaran, si no in-medlatamente una civilizaci6n muridial, In civilizacionde los terrestres extendida por la ecumene, si, al me-n~s, una 0 dos civilizaeiones intereontinentales, quealimentadas por varias civilizaciones 10 cales, se prepa~raran, enfrenta~dose,' para absorberse redproeamente.. ~C~'11es seran las .etapas de. este inmenso proceso?

    G .~u5.les ser6.~ los pnmeros exi tos pareiales? dA queniveles suceslVOS se estableced.n? cQue representaninen Ia obra ~~tal las aportaeiones de los no europeos?dQue oeurnra COIl nuestra civilizaci6n en esas civili-zacioncs a escala mundial que la sustituidm? Secretedel futuro Que uno quisiera prover y, si no saber, ndi-vinar .... "Tod,~ eso son Iocuras, Y en Ia pluma de un histo-nadar... - Ya, c:y de que plurna quisierais que vinie-s,en esas observacior;es de .~istoria? Porque, al fin y a]cabo, por favor, dque oeurno en Europa en los siglos VIVJI, VIII, IX Y x? dQue ocurri6 ya, sino una batal1a de~ivilizacion~s en media d~ convulsiones sin nombre,derrurnbamlentos, destrucclOnes, incendios interrnitan,62

    .1,I

    " ~. . . . .

    I,tes pero prolorigados, con remisi()~lI':; .y rcpeti';:ioncs")Una reciproca digestion de civjhza:lOn~s: barb:l~(~'\contra rornanos, nordicos contra mcditerruneos, asiati-cos contra europcos. En euyo termino esta, .resea yjoven, la civilizacion cristiana de Ia Edad :MedJU. 'I'oda-via ayer, nosotros viviamos {micame~te ~st~ gra~1 i.n-novacion. Entonces dna son pasos atras nus prediccio-nes" de histo:riador?

    Un hecho es cierto ya desde ahora: V1VII', para no-sotros y para nuestros hijos, sera mafiana, es .hoy ya,adaptarse a un mundo perpehwmcnte resbaladizo.

    Ha comenzado ~a gran tarea. Taren que no sodetendra, sea eual fuere la duraci6n de las paradas ylas treguas. Liquidad vuestros "segur~s de vi(:la", COJl1-paiiias de seguros. Ya ha pasado e1 tl.empo en que lospadres ponian en vuestras h':.chas var ios cent~nares deescudos asegurando a sus hlJOS, para recuperarlos canintereses veinte afios mas tarde. Desarrollad vuestros"seguros contra incendios", modernizandolos. Y tambienlos "seguros contra robos" ...Sf. ~vamos a estar muy amenazados, Gemir 110 sirvepara nada. Es preciso acomodarse, Y ante todo no per-clerse. Hacer balance each dia. Situarse en el tiempov en e1 espacio., El espacia, que tnrnbicn denominarnos univer~o: csabolita de rna tcr ia perdirla, entre olros tantos millones,en un rincon de la Via Lactea y que ernpieza ya a noser suficiente para nuestros suefios de exploradores.Par vez primera tomamos conciencia de Sl1 pequefiez.IMedida en toesas era tan grande! En kil6metros, yano tanto. A la velocidad de un avion ya no es nada.Uno sube al avi6n por 1a manana en Karachiy tomae1 te al dia sigu:iente en Londres a las 4 de Ia tarde.~Es casualidad que desde haee chez afios, eansados deun p1aneta sin incognitas, sofiernos con cohetes, excu r-

    63

  • 8/3/2019 Febvre, Lucien-Combates Por Historia

    32/42

    siones a1infinito, en direcci6n a esa palida luna que undia acabaremos par a1canzar? ..Sf, bruscamente, nuestro humilde planeta nos parecepequefio, mezquino, sin misterio ... Planeta en e~ que,sin embargo, hernos de pasar nuestra eXlste~cla, degrado o :por fuerza, blancos, negros a amarillcs. LaCasa de los Hombres, con su "Reglamento" al pie dela escalera: a cualquier infracci6n, la muerte ...Casa de cien pisos, casa de mil habitaciones. Detodos los colores, de todas las dimensiones, con todaslas clases de muebles. Pero hay que conocerse unosa otros porque ahora - a unos pasos en e1 pasillo 0 aun par de rellanos en el ascensor - e1amarillo entra encasa del blanco y el blanco en casa del negro, metra-lleta en mana Y con el saco tiro16s a Ia espalda, 11enode buenas cosas que comer: son los dos aspectos masrecientes der internacionalismo.La primera tarea del europeo de 1948 es aprendera conocer Ia disposici6n de este universo, el contem-do de sus compartimientos, Ilenos de mercancias ytambUm de fuerzas de las que hay que levnnta~ inven-tario, pero, siempre, s610 desde el punto de Vlst~ delhombre. dY Ia segunda tarea? Situarse en relacion nosolamente a las sociedades que vivieron antes de nues-tro nacimiento en nuestra propia vivienda, sino en re-laci6n a todas las que en las otras viviendas de la Casade los Hombres precedieron a los actuales huespedes,ordenaron las habitaciones, dejaron algunos muebles asus herederos, mantuvieron ciertas relaciones con nues-tros antepa~iados. El Espacio e~ la primera coordenada,La segund~, e1 Tiempo. Tomemos prestada la f6rmulade Custave Monod, reformador de' nuestra ensenanzasecundaria: el hombre culto en 1946 es "el capacitadopara captar su situaci6n de hombre en el tie~po y enel espacio l,l la vez. E1 que es capaz de relaclOnar ~onotras civili:2:aciones aquella de Ia que es actor y teshgo.El hombre que con el conociroiento de un cierto nume-64

    ,ro de acontech_nientos esenciales ha adquirido, desde la iescue~a y.mediante Ia escuela renovada, una especie de \'e:'Penen~a sobre la muerte y Ia vida de las civiliza-ClOnes...,~n denitiya, bablar de Espacio es hablar.sle ~Q-_graha. Y hablax_ del Tiempc-es hahlar de-.Ja. histcria. _- o 9tr~s soluciones, ciertamente, tienen sus defensorcs.MlIa~ al vecino", diremos, De el viene el peligro.Incluso S1 no os qmere mal, se ha estab1ecido tal codaa codo entre l~s ~ombres - blancos, negros, amarillos -'-que todo movimiento de unos repercute inmediatamcnteen l?s otros. Un codearse. Lo que no quiere decir ira:ternidad, Porque, {que extrafios e inquietantes vecincshay a nuestro ahededorl Son hombres ya esta dicho~~ ,Yo digo: S 1 , el humanista dice que son hombres Y;,os?tros decis: miradles. Y yo respondo, con S6crat~s:bMiraos a vosotros mismos. Tomad conciencia del Hom-re que hay en vosotr~s; del Hombre semejante al Hom-bre, .a traves de los. siglos y las civilizaciones. Siempree~mismo, con sus virt udes, sus cualtdadr.s, sus excelcn-c~as.:.~el que s6~0cambian las fonnas externas, las apa-riencias. Despreciad a1 hombre circunstanciaI sin gran-

    d?::a ni c?nstancia. Id rectos al Hombre etern~. Trabaja,nino, en.hb~rarle .en ti mismo. Acaba de esculpirle, adul-t?, .en ti rmsmo. F'!erte, orgulloso, s6IiJo, capaz de re-tS1Stlr~nte las preslOnes del exterior, sin dejarse aplas-ar...~EI Hombre cterno? Pero en esta bella academiaejecutada de acuerdo con las reglas (elegir diez bello~rnodelos; tomar los hombres de uno las piernas de otto

    etceter:),. Gn~conduce todo nuestro' esfuerzo propio, jo~venes clenclas, del Hombre (psicologia, ecologia hu-mana, etnografia, fo1klore, sociologfa, y la historia na-65

    f"

    , ,, '

    I, I

    '

  • 8/3/2019 Febvre, Lucien-Combates Por Historia

    33/42

    l .

    turalmente) - todo, incluso la cirugia de Leriche, quecarla dia 5e considera mas human a, mas directamentepreocupada par el ser humano -, no conduce, repito,a or-oner cada vez mas a los hombres?d N o hablaban de buen grado los geografos de haectreinta afios del "Hombre" y de sus obras sobre la tie-rra? dNo les hemos obligado a no hablar mas que degrupos humanos y de sus prodigiosos esfuerzos de adap-taci6n mediante los cuales se explica el exito terrestrede seres tan debilmente armados porIa naturaleza, tanfd.giles, tan vulnerables y que, sin embargo, se en-cuentran tanto en el circulo polar como en e1 Ecuador,en Croenlandia 0 en el Congo, en todas .partes, 0 casiexactamente en todas las de la superficic del globo? ~Noreside todo nuestro deseo en captarlos trabajando, en eseperseverante y magnifico csfuerzo que los grupos hu-manes siguen realizando desde que existen sabre 11tierra para insertarse en los ambientes mas hostiles ydislocandolos, disgregandolos, aprovechando las meno-res Iisuras, conscguir un espacio cada vez mas grande,trazarse un papel, es decir, vivir, en Ia p1enitud huma-na de esa hermosa palabra? .

    "Miraos a vosotros mismos." Pero cuando nos au-topcnetrnmos, cuando nos observamos a nosotros mismosell profundidad, nos sorprendemos al encontrar no los li-ncamientos de una academia tan perfecta eomo sea po-1 - sible en su abstracta desnudez, sino las numerosas hue-

    ! lias de nuestros antepasados: una sorprendento colecci6nde testimonios de edades antiguas, de antiguas creen-cias, de viejas formas de pensar y sentir que cada eualhereda el dia de su nacimiento, sin saberlo. Y que nues-tros histori adores descubren hasta en Ia conciencia de,Pericles, de Fidias, de Plat6n - al precio de un sacrile.gio que siempre reprueban nuestros humanistas de es-tricta observancia -. Porque, en el fondo, hallazgos ta-les no nos gustan mucho; nos humillan. Nos rebajanante nuestrapropia mirada. Pero,al fin y al cabo, los66

    hechos cst6.n ahi. Y a vcccs, bajo el golpe de una vlo-Ienta ernocion, individual 0, cen mas frecuencia, cu-lectiva, 2,no resurge bruscamente el viejo Ioudo hercdu-do, e1viejo fondo salvaje, provocando panicos, unimundocon furor sagrado a toda un a multitud, introducien-dose en nosotros hasta el punto de "alienarnos"?Miremonos a nosotros mismos. j Cuantos hallazgos paraIa arqueologia de los pensamientos humanos hay en losestratos sucesivos de esos aluviones que llenun el Iondode nuestras concienciasl Legado de nuestros antepnsu-dos. Pero aceptarlo a titulo de inventario es imposible.La mucrte nos sigue, nun estando vivos.

    - C - 0 0

    Entonces, a la tarea, rapido, his toriadores. Basta dediscusiones. E1 ticmpo pasa, el tiempo presiona. Quiz.isos gustaria que se as dejara respirar el tiernpo nece-sario para que cada cual barra delante de su puerta.Seguro crue se trata de eso. El mundo os empuja, elmundo os sopla al rostro su aliento de fiebre. No, nose os dejara tranquilos. Ni los ingleses, ni los americnnos,ni los rusos, ni 10.9 libaneses, ni los sirios, ni los arabes,ni los cabilefios, ni los mozos de cuerda de Dakar, 11 ilos boys de Saigon. [Tranquilosl [Pero si esta is cogidosentre la masa! Prensados, empujados, atropellados porgentes que no han aprendido buenos modales, esos bue-nos modules vuestros de los que estais tan orgullosos.(Aunque ya se sabe en 10 que se convierten vuestrosbuenos modales a la menor ocasion.) Los vecinos os pi-san los talones: "Ou itate de ahi, quiero ponenne yo".dQue haeer? Poner un gesto altivo: "Pero caballero ... "E1 caballero de 1a Cabila y e1 caballero tonkinesse bur-Iaran un buen rato - y luego os daran un empellonrealmente fraternal-. Y entonces ~qmW dTanques,canones, aviones? Pero ellos tarnbien tienen. Vo-sotros mismos se los vendeis. Y ademas, son demasia-

    67

  • 8/3/2019 Febvre, Lucien-Combates Por Historia

    34/42

    dos, demasiados, demasiados... t!,Espo1vorear can born-bas at6micas todo el universo, met6dicamente, kil6me-tro por ki16metro? lBombardeo de precisi6n? Hermosoprogreso, pero se conocen medics mas baratos para

    rsuicidarse ...El mundo de ayer termin6. Termino para siempre.lSi nosotros, franceses, tenemos una posibilidad de sal-varnos es comprendiendo mas rapido y mejor que losotros esta evidente verdad. DejanClo los restos del nau-fragio. Al agua, os digo, y nadad rapido. Trabajemos enhacer de 1a solidaridad de hecho que desde ahora unea los naufragos - y que manana uriira a todos los hom-bres _ una solidaridad de trabajo, de intcrcambio, delibre cooperaci6n. Hernos perdido todos 0casi ~odQ~. nuestros bienes materiales. Pero nada hemos perdIdo SInos queda el espiritu. Expliqu~mos. el mundo a~.mund~;POl' la historia. Perodque hlstona? GLa que cuentala vida de Maria Estuardo? dLa que proyecta "toda 1aluz" sobre el caballero de Eon y sus faldas? dLa quedurante cincuenta afios estudia los dos ultirnos segmen-tos del cuarto par de patas? Perdon, me conf~ndo. .IPues bien, no! No tenemos tiempo. Demas13dos h1S-toriadores, bien formados y conscientes (eso es 10 pear).demasiados historiadores se dejan influir por las pobreslecciones de los vencidos del 70. iTrabajan bien. claro!Hacen historia de la misma manera que tapizaban susabuelas. Al puntillo. Son aplicados. Pero si se les pre-gunta el porque de todo ese trabajo, 10 mejor q~e sabenresponder, con una sonrisa infantil, es la candida fra~~del viejo Ranke: "Para saber exactamente como paso .Con todo detalle, natmalmente.

    o

    No tenemos tiempo, ni tampoco derecho. lC~n .qu,eansiedad me interrogaba sobre rni deber hace veintiseisafios, en 1920, al subir por vez primera al estrado de mi68

    rIi catedra en Ia universidad de Estrasburgo liberadal Yo~abfa sobrevivido, pero tenia presente los cementerios~nde dormian, sin sosiego, los muertos de dos genera-crones cortadas en Hor.hi G~enfa yo, como historiador, derecho a rehacer laistoria, a consagrar a Ia historia mi tiempo, mi activi-dad, todas las fu~rzas que me quedaban, mientras quetantas. otras necesidades requerian con urgencia la cola-boracion de los. ciudadanos? dTenia yo, como profesor,de.recho.a predicar con el ejemplo, a comprometer con-rmgo a joveries e~ el camino que yo seguia? 2,Con queredoblad~ an~ustIa debemos interrogarnos hoy, todos,en una situacion mucho mas drarnatica? .

    Para r~spond.er co;; claridad. ASI es como yo centes-to a9-uf, SIll vacilar: Hacer historia, S 1 . En la medida J (preclsamepte,. ~n que. l~ historia es =r=. la 11nica ca~p a _ z , de permitirnos VIVlr con reHejos distintos de los delml~~o, en un mundo en situaci6n de Inestabilidad de-fimtIv.a; con reflejos distintos de los del miedo qne scexpenmenta en los descensos sin rumbo a las cuevas,cuando todo el esfuerzo humane queda reducido a 505-t~ner, a apuntalar durante algunas horas los techos hun-didos, la te~humbre en ruinas, por encima de nuestrascabezas vacilantes".II:; blo de Ia historia. De Ia historia que no 1i""-'l aI~s hombres. De Ia historia que no obJiga a nadie. P e r ~ \sm la cual no 'se haee nada solido, Quien quiera levantar Iel .Sacre-Creur en 10 alto de Montmartre debe ;-,alizarpnmero un sondeo a traves del otero hast a cl nivcl delSena. Are~as; margas, yesos, calizas: se puede construir~n conocll:uento de causa cuando se sabe 10 que sos-hene el apnetado suelo de la superficie. Claro esta quela g~logla no obliga a1 arquitecto a haecr estilo neobi-zantino antes que neog6tico. Sea euaI fuere el estilo que~almente se adopte, la geologia le perrnite cimentar s 6 -Ildam~nte su edieio, sin que se hunda al afio siguicntc.Lo rmsmo ocurre con)l bjstoria, Con~.I2?:~!l.9iLY..Jm_c.e.1

    68

  • 8/3/2019 Febvre, Lucien-Combates Por Historia

    35/42

    , '! ;, ',I![ ;IIIII,,I

    : [!

    'I

    t- - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - ...........fomprel ldcr. N() e.~_~I].::'l JcC(j_Q _!1.ql,L ~__bay q)JC,~1W'c):1cler,dcvotamente, Crede hoy se p]antea l1ccesariamente. Explicaci6n

    '-. de situaciones complicadas en cuyo ambierite el hombrese debatid. menos ciegamente si conoce su origen. Re-cuerdo c:e soluciones que fueron propias del pasado- y que, en consecuencia, no podran ser en ningun casolas del presente -. Pero entender bien en que se dife-rencia e1 pasado del presente, dno es una gran escuelade :f1exibilielad para cl hombre alimentado por la his-toria?

    uno se hacia buscador de libros en los andcnes.:t gIl!.'nos prQPorcioneuuna.-hisfeFia--n.o.,Jl.ll.tomatic.i1, S U } , o pm:.J:>lem

  • 8/3/2019 Febvre, Lucien-Combates Por Historia

    36/42

    rI LA VIDA. ESA CONTINUA PRE6UNTANo se trata aqui, en absolute, de conduir. Concluir

    es detenerse. Trazar una linea.

    dLiteratura? Fuera del institute, a los clasicos reco-nocidos afiadiamos los rornanticos, Michelet, Flaubert(Ias novelas y la correspondencia), un poco de Renan aveces. Vigny tenia sus fanaticos, Leconte de Lisle, susfieIes. Autores "rnodernos", pero confesables: como sig-no cierto de adopci6n, en la biblioteca de nuestros pa-dres tenian derecho a encuadernaci6n en media pasta- 0por 10 menos en cart6n Bno -. Otras Iecturas nues-tras presentaban mas dificultades, de ahi que las hicie- i II

    73

    -~-

  • 8/3/2019 Febvre, Lucien-Combates Por Historia

    37/42

  • 8/3/2019 Febvre, Lucien-Combates Por Historia

    38/42

    de un otofio dorado -. Debidamente estilizada, esaflora sinuosa empezaba a invadir el zocalo de los monu-mentos pliblicos y la fachada de los hoteles burgueses.EI "modern style" se constitula de lirios, parravirgen,hojas de platano y de castano. Cada tarde asistiamosa su genesis en los escaparates de Majorelle. Mesas dete y baules, vasijas pintadas y vidrieras, maderas debutacas y tapicerias - el decorado entero de nuestravida se abismaba en una orgia de Heres de maderaesculpida y ramajes en bronce.

    76

    De repente, Paris, 1896-1902. Luchas y crisis - po-liticas, morales y esteticas -. Todo a la vez. En esosafios turbulentos, como pequefios provincianos quedescubrfan la ciudad, combatfamos por nuestras ver-dades, por nuestras razones de existencia - y tambienpara hacernos con otros ojos, con otros oidos, una rna-nera nueva de sentir el mundo. Para alcanzar gozosdesconocidos.Un domingo por la tarde en el Chatelet. Una pe-chera blanca ligeramente aplastada, una barba nesto-riana, un hombre obeso que se inclina: es ltdouardColonne, maldito par la platea por crimen de wag-nerismo - Ireneticamente aclamado por nosotros, losdel tercer piso, con todas las manos en acci6n y losclamores rebosando las gargantas -. Tras 10 cual, du-rante horas, a 10 largo de los muelles y las calles,mientras los entendidos discutian tema y leitmotiv, lossilenciosos, todavfa maravillados oian a su coraz6n sal-tar dentro del pecha.Otro domingo: el Palacio de la Industria. Par ba-tallones, por regimientos, par cuerpos de ejercito, laspuertas grandes abiertas "Ies" vomitan: en la navetodos, [ocosos y reposados, se abalanzan, se excitan paradelantado ante el prometido p1acer. Y cuando Began

    al pie del z6calo sabre el mal, can la cabeza atras hu-rafio y desdefioso en su sayal, el Balzac de Rodin noles desafia, sino que les rechaza, escupen sus ironiasy sus rrsas obscenas.

    Entretanto, la sala Caillebotte en el Luxemburgo- y, sabre todo, en 1a Exposici6n de 1900, la Ceiiten-nale de T .Art /ranrais - reve1aba ante nuestros ojosdeslu~ brados por tanta elaridad el impresionismo y sucortejo, Pero Ges que Francia era la casa universal dela .pintura y no se nos d~cla? Revuelta y pinchazo for-midable en nuestros espiritus, Todos entraban en no-sotros: Monet, Renoir, Pissarro, Sisley, Cezanne, Ma-net, Degas y, despues, Rodin. Entraban en nosotrosfraternalmente. Nos ocupaban, El resto se acab6 de-saparecian: ya no irlamos nunea mas a los Salones on-ciales a reverenciar a los virtuosos del falso dibujo ydel claroscuro pedag6gico. Conociamos ya a nuestrosverdaderos dioses. Y nos daban un alma nueva.

    A nosotros, biologos, historiadores, fil6sofos, medicoso Blologos, que no tuvimos nunea tiralneas ni areas deviolin, herramientas de escultor ni pineeles: Includable-mente, apenas analizabamos en aquel momento. Amaba-mos, poseiamos. No haciamos Ia teoria de nuestrosamores ni de nuestros bruscos disgustos. No querfa-mas ver el cheque, el conflicto, la oposici6n evidenteque hay entre la serenidad voluntaria de un Cezanneabsorto en sus preocupaciones sabre ]a composicio~exa~ta y ~a salu~ y e~ gozo de un Renoir, tan virgenen intenciones literarias como un Rabelais - y, porotra~arte, el rom~nticismo gerrnanico de Wagner 0los gritos, los gemldo.s, las Ilamadas desesperadas quesurgen de una parep enlazada de Rodin; entre Indureza de Manet, la crueldad de Degas, las visionesde Monet, las Eestas en e1 agua viva de Sisley. Nues-tro corazon, dilatado bruscamente, era 10 bastante gran-de como para contenerlos a todos.

    A elIos y a los que se presentaban yo . para rempla-77

    ;

  • 8/3/2019 Febvre, Lucien-Combates Por Historia

    39/42

    ,r ;I'I 'i ' \ ; 2' .< 1r 10 s.Tan gei.erosa er a la savia en aquellos afios Ie-I cundos, U? ~la en la sala Druet deseubrimos despuesl . de sus paisajes los desnudos de Marquet. 0 bien, en1a sala de Bernheim, en 1a plaza de Ia Madeleine, losretratos de Bonnard, los interiores de Vui llard las ezlo-d ' bgas e Roussel. La robustez plenaria de los Renoir,- en!a sala Durand-RueI. Y casi en tod.is partes, los dibu-JOS de Hodin. dTodo impunemenre? Es decir, c :biencnccrrado en un casilIero rescrvado con In etiqucta de"placcrcs de arte y literatum"? Si contestamos no asemejante pregunta no es porque hubi 1\S, fYt.4."-.:s.. Ft.),L f.._AAC CA.,,(

  • 8/3/2019 Febvre, Lucien-Combates Por Historia

    40/42

    o de filosofia para "enlazarlas" tambien? Nos opon-driamos a establecer lazos demasiado precisos, cier-r tamente entre el impresionismo Y ciertas actitudeslfilosbfic~s que entonces sedudan a tan,tos j6v~nes es-piritus. Y 10 mismo vale para la relacion entr~ nues-tros fogosos apetitos de justicia, nuestras apastonadasnecesidades de ver claro y, por ejemplo~ 1a observ~-cion de Monet a Renoir, a Sisley y a Bazille aque1 diadel afio 1862 en que ante un modelo viviente, Cleyreles ordenaba pensar en la antigiied~d: ",Largu~;nonosde aqui, el lugar es malsano, falta sinccridad.. . Aun-que quede menos claro que en la inversion de losterminos del problema nosotros opondriarnos no sola-mente e1 problema previo, sino datos pO,sitivos y unaprcgunta precisa. (.Bergson y el bergson~smo? Y dporque situar a los pintores, que obr,aron bien antes que61 y sin 61, en el decor ado fragil .del fil6sofo, antesque la filosofia transitoria en e1 palacio eterno de 1apintura?

    0 0

  • 8/3/2019 Febvre, Lucien-Combates Por Historia

    41/42

    IIiIIII.~

    "\,o (I. 0 un determinado momento, reducir esos dos volumenes

    a uno solo, he tenido que renunciar inmediatamcntopara volver al proyecto primitive; si todo ~so ha. s~doasi no se debe en absoluto a una fantasia gratuita.Se' debe a que, en mi propia experiencia, en misrecuerdos, en mi conciencia de haber "sido heche",encontraba la noci6n viva de que el arte no se ins-cribe, 0no se inscribe mas que accesonamente al preciode una deformaci6n, entre esos "ocios y diversiones"que seran tratados en el tome XIV de Ia Encycl~pe~li~.Su puesto real 10 he sefialado desde el prmclplO(Pierre Abraham ha tenido a bien recordarlo en elumbral del tomo XVI). Se situ. )tre los rn a . . 'medio s f : l 3 1 r< l_ ~()~o c~!:...L~m pren ~ e E _ . ~ . e . _ . 9 Y e _ 9 - j ~ l ? ( ) l l : e : ~ - t ' .humamdad. Por T o menos ahora -- y SID preJuzgar T oque sera manana. .Hay que hablar de 10 que el arte .pueda y del.ser... en un momento en que los cientiiicos ahrcnlas perspectivas conocidas ante nuestros ojos, mitadembelesados mitad deslumbrados; en un momenta enque los cientiflcos nos muestran como la investiga-ci6n experimental y 1a investigacion matematica se en-lazan para cap tar mejor el universo en las mallas deIa red humana - para encerrarlo mejor en potentesconstrucciones hechas de esas nociones abstractas yde esas Iormas que la raz6n saca de las cosas ya co-nocidas -. E1 matematico, explorador de regiones sinlimites de que habla Jean Perrin; prospector de esecerebro humano "en el que duermen en la noche innu-merables posibtlidades que la conciencia podria noanimar nunc a", el maternatico, digo, saca de objetosconocidos sus infinitas cadenas de seres racionales.Hasta el dia en que, completamente elaborado el con-tenido de las realidades, exija a los trabajadores dela experimentaci6n una nueva cosecha de hechos, ele-mentos neeesarios para futuras construcciones.

    Ciclo sin fin, engranaje un poco terrorffico, entre

    dSe ve acaso a d6nde apunta torlo eso? En primerlugar (serfa irrutil volver ahora sabre ello) a acabarde demostrar que no es deseable ni posible conclusionalguna en los volumenes XVI y XVII de Ia Encqclo-pedie. Porque ni siquiera nosotros, los cincuentenariosde hoy, hemos bajado el telon sabre nuestras conquis-tas de 1900 y 1910. Porque al volver de Ia guerra (yhablo aqui de la guerra s610-como una- referencTr,"cro-nol6gica, no como una causa 0 como "Ia" causa detodo) homos conocido,. hernos _&l ,: :1

  • 8/3/2019 Febvre, Lucien-Combates Por Historia

    42/42

    cuyos dientes muchas cos~: fra~ilcs, ~ernamdte ~~:~~a las que tenemos ca~mo, ,sm du a p~e ,en entey h d 'compasion Sl e1 arte, preClsam ,mac aca as sm , 0 como un haz' .ervierie aqui como contrapeso.ndoeuz EI' arte no es Ia antitesis de_l~~c:!ieE5?la.El alrri:e. b . 1 ~ 0 apoyarse en e ano debe-lgnorarla. o_C9m~_a.tir~ .~Il.......- ~~__~"caaa vez mas y tamar los datos de esta como. 0 jetoae sutra;bajo proPJo. No soIamente para enn~e,cer~~. 'h'lidades otarse de nuevos medics, a nrsesus POSl 1 , . . . almente, araa tierras nuevas sino tambien, y prmclp .. .,_.' 1 b . unicamente ~ananpresentar a qcrtos 10m res~gue " 1--c:re-Tasace tarIa del arte la interpretaCIOn en.era ~--t' r e o ~1 ar eCasas u

    -_0 los artistas, . 1 dEs sano preyer un relevo del arte en este CIC 0 ec 1 utuamente y con-dos investigaciones que se sup en m . sti, f S rUna tercera mve -jugan sus alternahvo~ es uerzo , G f ndidad? dAsi 10gaci6n, mas s?,perficra\ que o~nXida~1 Yo me incline

    creels? IQue importa a pr. r , "A ui tres milsabre cl oceano y vosotros me dC?lS. q, , dd fondo" Tres mil trascientos, 10 m1smol a.metros e . . c b hasta d6nde llegara aLo que importa es sa er h bai 1 luz a masld d Lo q e cuenta es acer apr aclan a . u,. a abajo Hacer retroce-distanclia, mas '~dbadJo,;le:!r~:e~uenci~, ser profund~.der a a oscun a. , 1 de ilumi-Quiero decir: aclarar 10 oscuro. E arte pue

    narlo,

    84

    'I

    POR UNA HISTORJA DIRIGIDALAS INVESTIGACIONES COLECTIVASY EL PORVENIR DE LA HISTORIA

    ~ ..tl

    II:iInvestigaciones colectivas, La f6rmuIa 0, si se quie-re, el programa no tiene por que